Miércoles 17.10.2018
Conflicto político

El CIS y el 155 abocan la ruptura entre Rivera y Rajoy

Rivera escenifica una ruptura con el gobierno, impulsado por los sondeos y con el pretexto de Cataluña

Albert Rivera en el Congreso de los Diputados.
Albert Rivera en el Congreso de los Diputados.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dado por roto el acuerdo que tenía con el Gobierno sobre el apoyo a la aplicación del 155 wn Cataluña. Considera el presidente de la formación naranja que el Gobierno no es riguroso en la aplicación de la Constitución en Cataluña.

“Hasta aquí hemos llegado con esta displicencia”, ha advertido hoy Rivera en los pasillos del Congreso después de un tenso debate en la sesión de control. Una ruptura, sin embargo, sin efecto material alguno. “Lo que haga en Cataluña el señor Rajoy es sólo responsabilidad del señor Rajoy, ya no de Ciudadanos”, ha añadido el líder de Ciudadanos.

Rajoy había aprovechado la sesión de control para enzarzarse con Rivera, en un ambiente evidentemente preelectoral entre ambas formaciones. Rajoy ha llamado “aprovechategui” a Rivera, pidiéndole una lealtad similar a la que le reconoce a los socialistas.

También le ha avisado que escenificar “un supuesto desacuerdo” entre ambos, como cree que pretende hacer el líder naranja, no le hace ganar un voto sino que le puede hacer perder apoyos.

El encontronazo ha tenido lugar durante la sesión de control, en la que Rivera ha empezado por pedirle explicaciones por no recurrir al Tribunal Constitucional el voto delegado ejercido por Antoni Comín y Carles Puigdemont y ha continuado por recordarle que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas ha confirmado que se destinó dinero público a la consulta del 9-N.

El presidente del Gobierno ha recordado haber presentado 25 recursos ante el Constitucional relacionados con el “procés” y no tendría ningún problema en presentar el número 26 para recurrir el voto delegado de Comín y Puigdemont, ha explicado, “si no fuera porque los servicios jurídicos del Estado lo han desestimado”. Éstos, ha argumentado, consideran que “el Gobierno de España no puede plantearlo por falta de legitimidad y porque hay precedentes en el Constitucional que aconsejan que no se haga”.

Quienes sí han recurrido al amparo del alto tribunal, ha señalado Rajoy, han sido los diputados del PP del Parlament -al igual que hicieron los de Cs-, ha añadido Rajoy, que también ha mencionado la reunión que tendrá hoy el Consejo de Ministros para recurrir la ley de Presidencia de la Generalitat que permitiría la investidura a distancia del expresident. “Yo no puedo actuar de manera caprichosa, porque se me ocurre, sino que tengo que atender a lo que me dicen mis servicios”, ha recalcado Rajoy.

Rivera, siguiendo el tono de las últimas semanas ha incrementado la presión al Gobierno. Se considera en Ciudadanos que el conflicto alienta el acercamiento electoral entre ambas formaciones, como ha revelado el CIS ayer mismo.

Dos veces ha amenazado Rivera con retirarle el apoyo de Ciudadanos para “aplicar la Constitución” tanto en el caso de los votos delegados como en la utilización del dinero público para financiar la consulta separatista de 2014.

 “Pataleta infantil”

El PP ha calificado las palabras de Rivera en los pasillos del Congreso de “pataleta infantil”. Fernando Martínez Maillo, y Rafael Hernando han pedido que no tenga “reacciones infantiloides”.

A estas críticas se han sumado las del PSOE, cuya portavoz parlamentaria, Margarita Robles, ha reprochado al líder naranja que carezca de “sentido de Estado” y solo busque titulares. Los socialistas, ha explicado, son muy críticos con el Gobierno en muchas materias, como las relativos al ámbito social, de igualdad o pensiones. Pero ha precisado que el PSOE es un partido de Estado y en cuestiones como la lucha contra el terrorismo o la defensa de la unidad de España, ha apoyado siempre al Ejecutivo. “Lamentablemente, el señor Rivera únicamente piensa en el titular, en la frase bonita”, le ha reprochado Robles.

Endurecimiento preelectoral

El conflicto entre Ciudadanos y PP es un escenario que en Génova dan por descontado, aunque no creen que las “trifulcas parlamentarias” que animará Rivera tengan resultados concretos – esos efectos perjudicarían más a Ciudadanos-, si creen que la lectura que hacen de las encuestas en la formación naranja son precipitadas.

Comentarios