lunes, mayo 20, 2024
- Publicidad -

Incendio en Tenerife: dos semanas de lucha contra las llamas

Todavía no es posible declarar el incendio como completamente controlado

No te pierdas...

El devastador incendio que comenzó en el monte Arafo de Tenerife sigue causando estragos incluso después de 14 días. Según expertos en el ámbito, es el desastre natural más desafiante que España ha enfrentado en las últimas cuatro décadas.

El paisaje accidentado de la región, acompañado de intensas ráfagas de viento, ha complicado las tareas de extinción. Las llamas han arrasado más del 6% de la isla, equivalente a una extensión mayor que Barcelona. Hasta ahora, 12 localidades han sido afectadas, desplazando a miles de habitantes.

A pesar de que el 24 de agosto se anunció que el fuego estaba estabilizado, el viento persistente sigue representando un obstáculo. Esta semana, el Cabildo de Tenerife ha asumido el mando de la situación, tras la actualización del riesgo a Emergencia Nivel 1, siguiendo el protocolo del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales en la Comunidad Autónoma de Canarias (INFOCA).

El perímetro del incendio, que se desencadenó cerca de la carretera TF-523 entre Arafo y Candelaria el 15 de agosto, abarca 90 kilómetros. Hasta la fecha, más de 600 profesionales y voluntarios, junto con 22 aeronaves, han trabajado incansablemente para combatir las llamas, vertiendo más de 13 millones de litros de agua.

Más de 13.000 residentes tuvieron que abandonar sus hogares, con 1.300 de ellos alojados en refugios provisionales. Además, cerca de 473 animales encontraron refugio en centros especializados.

La presidenta del Cabildo, Rosa Dávila, manifestó su preocupación por las reactivaciones de fuego, especialmente en áreas como La Hornaca y Santa Úrsula. Aunque se muestran optimistas sobre el progreso, todavía no es posible declarar el incendio como completamente controlado.

Los esfuerzos se centran ahora en evitar que las llamas se acerquen a áreas pobladas y en controlar las reactivaciones, particularmente en zonas de difícil acceso como Santa Úrsula, donde la abundante vegetación, incluidos los bosques de eucalipto, representan un riesgo adicional.

En los próximos días, se espera obtener datos más precisos sobre el alcance del daño. Mientras tanto, las vías de acceso al Teide desde La Orotava y La Esperanza, así como la subida de Los Loros, permanecen cerradas al tráfico.

Se espera que las condiciones mejoren y la naturaleza pueda comenzar su proceso de recuperación tras este devastador incendio.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -