martes, enero 31, 2023

Víctima de agresión y violación por parte de su primo: «Pensaba que no iba a sobrevivir»

No te pierdas...

La Audiencia de Segovia ha celebrado la primera sesión de un juicio en el que C. P. se enfrenta a treinta años de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de agresión sexual, además de veinte años de libertad vigilada y 14.700 euros de indemnización para la joven.

En esta primera sesión, la víctima ha relatado por vía telemática los hechos que se juzgan, los cuales el fiscal recoge en su escrito de acusación inicial y se remontan al día 6 de septiembre de 2019.

Ambos jóvenes, él con 24 años y ella con 18 en ese momento y naturales de Honduras aunque con mucho tiempo viviendo en España, estaban en casa de ella en Turégano (Segovia) y se disponían a ir a las fiestas de otra localidad, Carbonero El Mayor.

Según la acusación particular, cuando se estaba abrochando los zapatos para salir, él le dio un puñetazo en la cabeza, la tiró al suelo, la inmovilizó, intentó ahogarla con un cojín y luego con sus manos, le dio una serie de golpes que la dejó inconsciente y, una vez quedó en ese estado, aprovechó para violarla.

La víctima, que ha relatado el suceso hasta el momento en que quedó sin consciencia y ha precisado que, en un momento mientras intentaba asfixiarla, el agresor le dijo «te quiero ver muerta» y, preguntada sobre qué sintió mientras recibía los golpes, ha respondido que solo pensaba que iba a morir.

Después, a preguntas de su abogado, la víctima ha relatado las secuelas físicas y psicológicas que sufrió como consecuencia del episodio vivido, que la llevó a mudarse a otra localidad ubicada a 600 kilómetros de Segovia con su madre y «romper con todo», en palabras de su letrado.

Ha declarado que ahora recibe terapia psicológica y también medicación para dormir porque, desde entonces, tiene pesadillas con lo ocurrido cuando intenta conciliar el sueño.

Su madre también ha declarado en el juicio y ha precisado que durante el primer año en su nuevo hogar intentaron que retomara sus estudios, pero fue incapaz de acudir a clase porque tenía ataques de pánico al estar con el resto de jóvenes.

Las secuelas físicas -dos manos escayoladas porque él le rompió los dedos al inmovilizarla, la cara morada por las contusiones y el pelo rasurado en parte de la cabeza- también dificultaron que hiciera una vida normal, por lo que perdió un año lectivo.

La madre ha añadido que la víctima actualmente no sale a la calle nada más que para estudiar y no tiene amigos porque, aunque alguna vez ha intentado salir animada por sus familiares, acaba por solicitar que vayan a recogerla porque presenta ataques de ansiedad.

También ha relatado que tanto los dos jóvenes como toda la familia tenían una buena relación entre ellos, que ambos pasaban mucho tiempo juntos y todos creían que él, como su primo mayor, «cuidaba de ella». «No pensamos que la fuera a ver con unos ojos diferentes, ni mucho menos«, ha señalado.

El acusado ha declarado antes y ha reconocido los hechos con algunas puntualizaciones como que no intentó asfixiarla y, preguntado sobre por qué lo hizo, ha dicho que no lo sabe, que «en ningún momento quería hacerla daño», que «la quería muchísimo» y que «le hubiera gustado ser su novio». EFE

 

M.M.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -