jueves, julio 18, 2024
- Publicidad -

La macrooperación contra el tráfico de marihuana decomisó droga valorada en un millón euros

No te pierdas...

Según han informado hoy los Mossos, en el dispositivo se practicaron 23 entradas y registros, con la participación de más de 300 agentes, en las comarcas del Barcelonès, el Vallès Oriental, el Maresme, Alt Penedès y el Baix Empordà, en los que también se intervinieron más de 63.000 euros en efectivo

Los detenidos, por su presunta participación en los delitos de cultivo y tráfico de marihuana, pertenencia a organización criminal y defraudación del fluido eléctrico, son de nacionalidades española, holandesa, francesa, turca, iraní y colombiana.

Entrada en localidades catalanas

Las entradas se realizaron en las localidades de Barcelona, Badalona, Polinyà, La Roca del Vallès, El Masnou, Arenys de Mar, Palamós y Olèrdola, y también se practicó una de las diligencias en Ibiza por parte de la Guardia Civil con la colaboración de efectivos de los Mossos.

El operativo permitió el desmantelamiento de 15 plantaciones de marihuana y el decomiso de unas 16.000 plantas en diferentes estadios de crecimiento, de más de 110 kilos de cogollos de marihuana, 21 kilos de polen de hachís, así como unos 250 cigarrillos de marihuana y hachís y 33 botes con aceites y resinas de hachís.

Además, se determinó que el grupo habría defraudado la energía eléctrica equivalente al consumo medio anual de 368 viviendas, un consumo superior al 3.500 kWh al año.

Una operación que comenzó hace un año

La investigación policial se inició a comienzos de 2019, cuando la División de Investigación Criminal de los Mossos recibió informaciones sobre un hombre de origen holandés, residente en Badalona, que presuntamente se dedicaba al cultivo de marihuana para luego distribuirla desde esa ciudad y desde Barcelona. El conocimiento de este hecho permitió a los investigadores detectar un complejo entramado delincuencial dedicado al cultivo ilícito de marihuana y también a la producción de esquejes para su venta a otros traficantes.

La estructura inicial de Barcelona, integrada por el holandés y una pareja de españoles de origen venezolano, además de cultivar marihuana, gestionaba también asociaciones cannábicas en Barcelona, que aprovechaban para llevar a cabo su actividad ilegal. Respecto a la rama del Vallès Oriental y el Maresme, sus miembros operaban desde casas unifamiliares, ubicadas en urbanizaciones poco masificadas, para favorecer su clandestinidad. Sus responsables eran ciudadanos de origen iraní con nacionalidad holandesa, que mantenían encuentros en una asociación cannábica de Mataró desde donde presuntamente planificaban sus acciones.

Pillada una furgoneta a principios de año, cargada de marihuana

En enero de 2020 se pudo interceptar en Vilafranca del Penedès (Barcelona) uno de los transportes de droga de la organización, cuando los agentes detuvieron una furgoneta que contenía más de 30 kilogramos de marihuana preparada para su consumo. Las posteriores investigaciones siguieron detectando movimientos de las dos estructuras criminales conectadas, incluso durante el estado de alarma decretado por el Gobierno a raíz de la pandemia de la Covid-19

No fue hasta finales de noviembre de 2020 cuando se realizaron las primeras detenciones del caso, al detectar que algunos de los investigados estarían a punto de hacer la recogida de una de las plantaciones en Rubí. La actuación policial supuso la detención de tres hombres de origen chino, serbio y argentino, la intervención de 944 plantas y de más de 3 kilogramos de cogollos. Días después se culminó la desarticulación del grupo con el macrodispositivo del pasado 4 de diciembre, en el que se practicaron 23 entradas y registros y con el que se dio por desmantelado el entramado criminal. Los detenidos, al pasar a disposición judicial, quedaron en libertad con medidas cautelares.

Estrella Digital

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -