jueves, diciembre 1, 2022

Sanidad aconseja solo restringir visitas a las residencias excepcionalmente

Así se establece en el documento «Adaptación de las medidas en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial en un contexto de alta transmisión comunitaria», revisado y aprobado a finales de enero por la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta y por la Comisión de Salud Pública.

Aunque los responsables autonómicos de salud pública y servicios sociales pueden establecer limitaciones según la situación epidemiológica y la estructura de cada centro, en este informe se recomienda que, con carácter general, tanto las visitas como las salidas de los residentes que no estén en aislamiento o cuarentena se mantengan «con normalidad», con las medidas de higiene y prevención oportunas.

En opinión de Salud Pública, las autoridades competentes deberían valorar restricciones que afecten a la ubicación y organización de las visitas, su supervisión, el número de visitantes o la organización y duración de las salidas «de forma excepcional» y tras aplicar todas la medidas alternativas de prevención posibles.

El informe actualiza las pautas fijadas el pasado mes de agosto para el control y seguimiento de los casos positivos o sospechosos de coronavirus, tanto en residentes como en trabajadores de los centros, y adapta las cuarentenas a las directrices acordadas en las últimas semanas.

Según esta revisión, se establece como regla general un aislamiento de siete días para los casos confirmados asintomáticos o con síntomas leves, si concluido ese periodo la persona está asintomática y ha pasado al menos tres días sin síntomas.

En las personas con enfermedad grave o inmunosupresión, el aislamiento se adaptará al curso clínico, aunque también podrá acabar al transcurrir tres días sin síntomas.

El personal de las residencias deberá realizarse un test de antígenos el séptimo día antes de reincorporarse al trabajo; si el resultado es positivo, tendrá que repetir el test a las 24 ó 48 horas.

En cualquier caso, tras un aislamiento de siete o de diez días las personas positivas deben «extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla», se destaca en el informe.

Se mantienen las recomendaciones para los trabajadores que rechacen la vacuna o que no tengan la pauta completa, con control de temperatura diaria, un mínimo de dos test de antígenos a la semana y posibilidad de valorar un cambio de puesto de trabajo.

Si el empleado está vacunado, en situaciones de alta transmisión comunitaria se aconseja un test semanal o cada dos semanas y al regresar de vacaciones o permisos.

Los trabajadores vacunados que hayan sido contacto estrecho de un positivo siguen exentos de cuarentena y ahora solo tendrán que realizarse un test de antígenos a los tres o cinco días, aunque se recuerda que deberán extremar las medidas de prevención.

De acuerdo con las nuevas pautas, se considerará brote, a efectos de intervención, la detección de un solo caso en residentes o de tres casos en trabajadores. EFE

 

Estrella Digital

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias