martes 26/10/21

Lacalle y Mujica: balotaje en Uruguay

Finalmente, como decíamos la pasada semana, habrá segunda vuelta (balotaje) en las elecciones uruguayas, entre el candidato de la coalición de izquierdas, el ancien guerrillero tupamaro José Mujica y el ex presidente de la República, el liberal Luis Alberto Lacalle, del Partido Nacional o Blanco. Ahora, la lucha de los Partidos quedó atrás y comienza un mano a mano entre los dos candidatos.

Habíamos comentado, y merece un párrafo, que todas las empresas encuestadoras (que de alguna manera inciden en la opinión pública con sus mediciones) daban entre el 49 y 50 por ciento de probabilidades de triunfo a la izquierda, e incluso la posibilidad del triunfo en la primera vuelta (y anoche se repitió, pues un politólogo anunció oír en TV esa posibilidad y además anunció el triunfo de uno de los dos plebiscitos, que no se aprobó), y situaban en un 28 por ciento a Lacalle y en el 11 por ciento a los colorados, "interpretando", por así decirlo, el voto de los indecisos. (Cabe señalar que en el Uruguay el voto es obligatorio en las elecciones nacionales). Las encuestadoras uruguayas, anoche, por segunda vez en cinco meses, se equivocaron, y mucho: para decirlo de manera cordial, apelando a palabras del maestro Borges, podríamos decir que dieron la impresión de "aficionados" con un desarrollado "don charlatán". Al igual que en las elecciones de hace cinco meses (las internas), uno debió pedir disculpas por los errores; los otros los ignoraron.

En consecuencia, y en cuanto a las elecciones, digamos que el antiguo guerrillero Mujica, candidato de la izquierda, alcanzó el 47 por ciento de los votos, perdió la mayoría parlamentaria de la cual gozaba la izquierda, y no logró que fueran aprobados ninguno de los plebiscitos que impulsaba: uno a favor del voto epistolar y otro por la anulación de la ley de amnistía a los militares, que fuera sancionada cuando salíamos de la dictadura y ratificado por un plebiscito, en la primera presidencia de Sanguinetti.

El liberal Partido Nacional, que obtuvo el 29,5 por ciento de los votos, pasa a la segunda vuelta. Y en tercer lugar apareció, con casi el doble de votos de la elección pasada, el socialdemócrata Partido Colorado, que postulaba a Pedro Bordaberry. El Partido Independiente, que obtendrá entre dos y tres diputados, no tendrá senadores, con un 3 por ciento de votos.

Ahora comienza un nuevo partido, para decirlo en términos deportivos, que está más allá de las agrupaciones políticas, pues deberá elegirse al presidente de los uruguayos entre dos ciudadanos: el señor Mujica o el doctor Lacalle. Así lo establece la ley, y las hojas de votación simplemente registrarán los nombres de los dos candidatos a presidente, y los dos a vicepresidente, sin representación partidaria alguna. En este sentido, en la noche de ayer domingo, y conocidas las proyecciones de la elección, el candidato del Partido Colorado (Bordaberry) adelantó que votaría por Lacalle. En el mismo sentido se expresó, también, el dos veces presidente por ese mismo partido, Julio María Sanguinetti (quien no se postulaba a cargo alguno), destacando la personalidad de Lacalle y el sentido de respeto a la democracia y la libertad que la misma encarna.

El tupamaro de los años sesenta, vecino al pensamiento de Hugo Chávez y de Evo Morales, y el liberal ex presidente Luis Alberto Lacalle, que dio durante su gestión los trazos al Uruguay moderno, van camino de las urnas, el domingo 29 de noviembre. Dentro de un mes, entonces, se decidirá dónde quiere ir este país, y con quien.

Comentarios