miércoles 28/7/21

La lógica de la mora

Cuando a la candidata Republicana Michele Bachmann le preguntaron en una entrevista televisiva si le parecía que el dato del paro peor de lo esperado mejora sus posibilidades de alzarse con la presidencia, ella dio una respuesta inesperadamente franca: "Así lo espero".

Ahora está poniendo a prueba esa teoría. El miércoles aducía que no elevar el techo de la deuda -perspectiva que hasta los líderes legislativos Republicanos dicen podría conducir a la catástrofe económica- podría no ser tan malo.

"Es un apelativo que estoy segura el presidente y el secretario del Tesoro vienen intentando imponer al pueblo estadounidense, y significa esto: si el Congreso no eleva el umbral de la deuda 2,5 billones, de alguna forma Estados Unidos queda en mora y perderemos toda la fe y el crédito de los Estados Unidos. Eso simplemente no es verdad".

Para demostrarlo, dos colegas legisladores Republicanos y ella -Steve King en Iowa y Louie Gohmert en Texas- anunciaban una legislación que obliga al estado federal, en una crisis de la deuda, a dar prioridad  a los salarios del ejército y los acreedores estadounidenses.

Con Bachmann compartiendo palestra, King explicaba que el estado puede pagar a los acreedores y al ejército y financiar la seguridad social y los programas Medicare de los ancianos y Medicaid de los pobres sin elevar el límite de la deuda. "Mi respuesta plasmaría eso", añadió Bachmann.

Por supuesto, esta lista omite puntos como las pensiones de los veteranos, la prestación por desempleo, la seguridad fronteriza e Interior, el FBI, el sistema federal de prisiones y el control del espacio aéreo.

Minucias, sostiene King. Él aportaba que no ha escuchado ningún argumento convincente que apunte a que negarse a elevar ese umbral de endeudamiento vaya a conducir a la ruina. "La respuesta que obtengo tras desarrollar eso es que nadie lo sabe", decía, "y nadie tiene el estómago de averiguarlo, porque vamos a hacer lo que sea para evitar una posibilidad así".

Hasta ahora, quiere decir. El plan Bachmann-King-Gohmert, comparable a los sugeridos por los demás conservadores, es el equivalente económico a la vieja estrategia de la Guerra Fría para casos de ataque nuclear: si nos refugiamos simplemente, a lo mejor no es tan malo.

En cierta medida, la irracionalidad prospera en ambos lados del hemiciclo. Los Demócratas del Senado, en lugar de desempeñar una labor útil, vienen debatiendo una resolución "lo cabal del Senado" sin sentido que dice que los millonarios deben pagar más impuestos.

Pero los Republicanos tienen un problema más grave. Hasta cuando los líderes tratan de ser sensatos -- tanto el presidente de la Cámara John Boehner como el secretario de la oposición en el Senado Mitch McConnell han manifestado públicamente que la mora no es una opción -- son minados por los suyos.

McConnell, participando en el debate radiofónico de Laura Ingraham, advertía que los fanáticos entre sus filas no van a detenerse con juegos de deudas. "Ello destruye la imagen", dijo. "Si quedamos en mora, (Obama) dirá que los Republicanos empeoran la situación económica y tratará de convencer a la opinión pública, con parte de razón tal vez, si la gente empieza a no recibir las pensiones de la seguridad social y las familias de militares empiezan a lo mejor a recibir cartas que dicen que los efectivos destacados en el extranjero tienen aplazado el sueldo. Es un debate que tendría muchas probabilidades de ganar él".

Para abordar ese problema, McConnell propone la cínica solución consistente básicamente en no hacer nada para reducir la deuda hasta las elecciones de noviembre de 2012. Esto, naturalmente, ha hecho que algunos de los ideólogos, trío Bachmann-Gohmert-King incluido, se atrevan a ir más allá.

Cuando el periodista de Bloomberg Jim Rowley les preguntó por el plan de McConnell en rueda de prensa el miércoles, King se echó a reír y cortó a Rowley. "Me parece que es igual que el zorro que vigila a las gallinas, y tengo verdadera aprehensión hacia una propuesta así", decía.

Gohmert estaba tan emocionado por el momento que citó a Roosevelt -en dos ocasiones- antes de invocar lecciones de la Guerra de 1812. Sugería que la administración podría evitar la mora privatizando. "Hay suelo. Hay licencias", decía. "Hay toda suerte de propiedades". Gohmert decía que Obama "sigue consejos e informaciones de alguien que al parecer está dispuesto a mentir" al advertir de los riesgos del descubierto.

Chad Pergram apuntaba en Fox News que también Boehner ha advertido de que el límite de la deuda debe ser elevado. "¿Le parece a usted que el presidente de la Cámara no está diciendo la verdad?"

"Supongo que el problema del presidente legislativo y de que diga eso es que se creyó al presidente", respondía Gohmert. "Y animaría al presidente de la Cámara a dejar de creer al presidente cuando diga cosas como esa".

Gohmert compartía la opinión de Bachmann  de que "hemos de ser sinceros". Y la verdad es que si tiene éxito a la hora de bloquear la subida del techo de la deuda, el colapso económico resultante mejora la probabilidades de ella de salir elegida en 2012 - justo lo que espera.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Comentarios