domingo 23/1/22

No todos somos Messi

Como es sabido, el astro futbolístico argentino Lionel Messi, acaba de ser condenado en España junto a su progenitor a 21 meses de cárcel por delito fiscal.

La justicia española ha tomado esa decisión por haber defraudado al fisco más de cuatro millones de euros. El juez no se ha tragado la argucia que había presentado la defensa del jugador, y que el propio Messi había ejecutado en una intervención casi teatral. En ella, se presentaba como un pobre chaval que sólo pega patadas a un balón y que las cosas de los euros, dólares y pesos argentinos son cosas de mayores, es decir de su padre y asesores económicos Ambos, según la defensa, ni informaban al jugador, ni el propio delantero se preocupaba ni quería saber nada de la bolsa de millones de euros que tenía en sus cuentas corrientes.

Rápida y especialmente en las redes sociales ha corrido como la pólvora la comparación de su caso con otros casos parecidos en nuestro país, intentando demostrar que hay dobles varas de medir por parte de la justicia a la hora de dar ejemplos a la sociedad dependiendo de quienes sean los defraudadores condenados. La sensación de que hay escalas de profesiones como la del político de turno, o la famosa artista tonadillera que tienen todas las papeletas de ingresar en prisión en comparación de otros declarantes de la Agencia Tributaria.

Los ciudadanos se preguntan porqué Isabel Pantoja debe acabar con sus huesos en la cárcel teniendo una condena parecida a la de Messi, y siendo cuatro veces menos la cantidad defraudada por la folklórica en comparación con el jugador del FC Barcelona.

Pero lo que realmente en todo este proceso me acaba de sublevar es ver la reacción que ha tenido el equipo culé en defensa de su futbolista.

La directiva blaugrana, encabezada por su Presidente, Josep Maria Bartomeu, no han perdido ni un segundo en lanzarse a la vergonzosa defensa del jugador incluso creando una campaña en twiter con un "hashtag" titulado #TodosSomosLeoMessi En ella. aduce además que no van a permitir que se le trate a Messi como un delincuente.

Y hasta ahí podíamos llegar, es lo que deberíamos responder todos los españoles, incluidos los aficionados culés a la directiva Barcelonista. Por querer generalizar sin ton ni son e introduciendo en el mismo paquete a todos los ciudadanos de este país. 

De ninguna manera todos somos Messi, es decir, de ninguna manera todos somos delincuentes fiscales, porque el que comete un delito delinque, y quien delinque y es condenado con una sentencia de un juez pasa a ser un delincuente como le ha sucedido al argentino.

A la directiva blaugrana habría que recordarle que piensa el ladrón que todos son de su condición, y visto que presidentes blaugranas han sido enchironados y que están en juicios o pendientes de juicios varios miembros de varias directivas de ese club de fútbol, se lanzan a la piscina sin agua en una irresponsable defensa mediática de uno de los suyos.

La realidad es que el tiro les ha salido por la culata a los mente frías de la dirección blaugrana que se han metido en este jaleo de las redes. La gran mayoría de ciudadanos internautas han respondido con buen criterio recordando que lejos de ser todos Messi, lo que sí somos todos es Hacienda, y que las leyes deben ser iguales para todos los españoles se llamen como se llame o trabajen donde trabajen.

A Lionel Messi no le vendría mal escuchar el estribillo de esa canción de Isabel Pantoja titulada: "Ahora me ha tocado a mí".

Comentarios