jueves, abril 18, 2024
- Publicidad -

Historias de mi vida liberal: España, el país de la corrupción política, del soborno, nombramientos dactilares y de las puertas giratorias

No te pierdas...

Bernardo Rabassa
Bernardo Rabassa
Librepensador. Maestro Nacional. Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras y Diplomado en Psicología Industrial por la Universidad Complutense de Madrid.

La corrupción política, el soborno y las puertas giratorias son fenómenos que minan la integridad de los sistemas democráticos y socavan la confianza de la ciudadanía en sus instituciones, desafiando los fundamentos democráticos de la Constitución de 1978. Estos problemas han existido a lo largo de la historia, pero en la era contemporánea, su presencia y su impacto han adquirido nuevas dimensiones. Examinemos de cerca estos conceptos y cómo afectan a la política y la sociedad.

La corrupción política, un cáncer en la democracia, se manifiesta cuando los funcionarios públicos abusan de su poder para obtener beneficios personales indebidos. Este fenómeno puede adoptar diversas formas, como el nepotismo, el fraude electoral, el enriquecimiento ilícito y el favoritismo. La corrupción no solo distorsiona la toma de decisiones políticas, sino que también perpetúa la desigualdad y la injusticia social.

Los casos de corrupción política a menudo involucran prácticas clandestinas, como el soborno, que debilita la moral de la sociedad y erosiona la confianza en las instituciones democráticas. Combatir la corrupción requiere una combinación de legislación sólida, una prensa libre y una ciudadanía comprometida que exija transparencia y responsabilidad.

El soborno es el veneno de la democracia, un componente integral de la corrupción, implica el ofrecimiento, aceptación, solicitud o recepción de algo de valor con el fin de influir en las acciones de una persona en una posición pública o privada. Este acto ilícito puede socavar la igualdad de oportunidades, distorsionar la competencia y desfavorecer la rendición de cuentas.

Las leyes contra el soborno han evolucionado en muchos países, pero su aplicación efectiva a menudo enfrenta desafíos. Es crucial fortalecer las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley y fomentar una cultura de integridad para erradicar esta práctica perniciosa.

Las puertas giratorias se refieren al fenómeno en el que personas que han ocupado cargos públicos de importancia luego pasan a trabajar en el sector privado, y viceversa, . Cuando el Poder Gira entre el Sector Público y Privado

 Este intercambio aparentemente inofensivo de talento puede resultar en conflictos de interés, ya que los individuos pueden usar su influencia previa para beneficiar a intereses privados o viceversa.

La regulación y la transparencia son esenciales para gestionar las puertas giratorias de manera ética. Implementar períodos de enfriamiento, donde los exfuncionarios no pueden trabajar en sectores relacionados, y exigir divulgaciones transparentes son medidas que pueden ayudar a prevenir abusos y mantener la confianza pública.

Abordar la corrupción política, el soborno y las puertas giratorias en el futuro es esencial para proteger la salud de las democracias modernas. La tecnología y la globalización han complicado estos problemas, pero también ofrecen oportunidades para una mayor transparencia y rendición de cuentas.

Los ciudadanos, los medios de comunicación y los líderes políticos tienen un papel crucial en la erradicación de estos males. El fortalecimiento de las instituciones, la promoción de la educación cívica y la creación de una cultura de integridad son pasos fundamentales hacia un futuro donde la corrupción y las prácticas antiéticas sean la excepción, no la norma.

Me llamo la atención en uno de los numerosos mails que recibo, el toro ese de las carreteras, al que quitaron la publicidad de OSBORNE hace años, ese toro negro zaino que fue indultado con otros pocos anuncios originales y que tanto se utiliza para simbolizar España, que había vuelto a lucir publicidad solo que esta vez decía SOBORNE  y quieras que no, me llevo a meditar profundamente sobre los cambios que ha sufrido mi patria desde mi juventud.

   Efectivamente en 1968, fui designado Presidente de mi empresa en Italia e inmediatamente, el Director General, italiano me advirtió que había que pagar la “tangente” es decir una comisión para la persona que representaba al cliente, fuera público o privado de más menos 10 al 15% , inocentemente pregunté ¿pero te dan el trabajo porque pagas la comisión?, como muy raramente había visto hacer en España y fuera de ella y ,me contesto que no, que te daban el trabajo porque tu proyecto era el mejor o el más conveniente, pero en cualquier caso había que pagar la comisión, era la “Tangentopolis” es decir la corrupción generalizada contra la que se enfrentó el fiscal Di Pietro el creador de “mani pulite” y azote desde entonces de la corrupción política en su país. Naturalmente presente la dimisión por negarme a pagar comisiones, siendo designado vicepresidente esta vez en París, donde no se pagaba nada.

Sabía que, en España, estábamos en la época de Franco, no había ministro que no se hiciera un rinconcito por lo que se rumoreaba, pues escándalos solo había habido el de “Matesa” por las implicaciones del Opus en plena apertura de fronteras, pero solían ser rinconcitos limitados, algunos” milloncejos” para la jubilación. Creía, ingenuamente, y por eso me apunte a la oposición liberal a través de Salvador de Madariaga y de la Internacional Liberal, que la Democracia traería una mayor limpieza y honestidad a mi patria. Fueron años duros de Platajunta, de clandestinidad, de Club 1980 y de la Agrupación liberal democrática con Enrique Larroque, Justino de Azcarate, Joaquín Garrigues, Joaquín Satrustegui. hasta que Franco decidió morirse por las buenas pues nadie consiguió acabar con la dictadura, salvo la muerte natural del responsable, que por cierto tenía fama de no llevarse un duro fuera, como suele ser costumbre en este tipo de personajes.

El Rey, designado por Franco inauguró su régimen, después del asesinato de Carrero Blanco, trayendo la Democracia a nuestro país, designando nada menos que al secretario general del Movimiento Adolfo Suarez presidente, frente a otros candidatos con mejor y más honesto curriculum. Los partidos en 1976 afloraron como moscas, y se preparó el pueblo para votar en elecciones generales en 1977. 

Sabiendo yo como sociólogo, las pocas posibilidades que teníamos liberales, socialdemócratas y democristianos, muy divididos en pequeños grupos, propuse crear el Centro Democrático, uniéndolos a todos bajo la Presidencia de José M.ª de Areilza, quien lideraba un Partido Popular minúsculo, pero con muchos expertos políticos de la Administración franquista, Pio Cabanillas , Pérez Llorca , Zunzunegui etc . 

Me designaron Presidente del Comité de Organización y presente la Coalición en Marzo del 77 en el teatro Principal de Alicante, con tal repercusión que inmediatamente Adolfo Suarez se las apañó para echar a Areilza, y quiso hacer un partido único: la U.C.D, cosa que después de numerosas peleas en seis reuniones en la Moncloa con Adolfo, ello motivó que dejara la plaza de nº 1 por Alicante y abandonar la política activa para siempre jamás, volviendo a la empresa privada, un lugar todavía limpio de las canalladas y juego sucio de la Política.

Desgraciadamente ahí empezó el SOBORNE, aunque al principio, sin demasiados escándalos, pero los partidos alemanes ayudaron con dinero sobre todo al PSOE de Felipe González, se habló de las comisiones del petróleo de la Arabia Saudita para el el actual Rey emérito D. Juan Carlos I,  y hasta al mismo Adolfo se le reprocho su casa de Ávila y su chalet de Andraitx en Mallorca. Lo cierto es que ya desde entonces y con el dinero extranjero al principio, después con el de los bancos españoles y más tarde ya con Felipe González lo de “Flick y Flock”, Malesa , Filesa y Time Export, los partidos se financiaron en forma irregular que nunca pudo controlar el Tribunal de Cuentas, como me reconocieron su presidente Ubaldo Nieto y el Consejero Antonio de la Rosa.

  Mas tarde, comienza el “boom” inmobiliario y de expansión económica de España que llevó de esos escándalos a los de Rumasa y su venta a los Cisneros por 1000 millones  de pesetas y la venta de estos al grupo Mountleigh por 30.000 , el metro de Medellín, la compra de Antibióticos por Montedison en la que estuvo bien involucrado Mario Conde,   Telefónica de Perú, que denuncie y  en un artículo en 2009 “Metáfora de la X de los Gal y otras corrupciones políticas” y otro de recordatorio en 2023 etc. etc., donde las comisiones ya son por cientos de miles de millones de pesetas, hasta que lo son por millones de euros, como en Marbella, Palma de Mallorca, Valencia, Ciempozuelos, Andalucía, Roldán, Operación Roca, Jaume Matas (Undargarin) y Camps, caso Gürtel, Caso Pujol en Cataluña, los ERE de Andalucía, el juicio al Juez Garzón aparentemente el más honesto y honrado de los hombres y los múltiples enriquecimientos de Alcaldes y concejales de Obras Publicas de cientos de ayuntamientos, de los 8109 que hay en España, totalmente descontrolados en sus inversiones así como las Autonomías han hecho de España, el país del SOBORNE , cien veces mayor que lo que yo encontré en el 68 en Italia. 

Pero, se acabó lo que se daba y ahora es el momento en que a todos estos políticos de la “Casta” se les empiezan a pedir responsabilidades, pues las instituciones que todavía muchos dirigen se han quedado sin dinero, ni para subsistir. Responsabilidades incluso penales, por su desastrosa gestión e ilícito enriquecimiento, como propuse en un artículo titulado “A LA CARCEL, POLITICOS Y BANQUEROS QUEBRADOS”. Que se hizo famoso por asumir esa tesis el ministro Cristóbal Montoro y motivar un amplio debate sin al aparecer ninguna consecuencia visible, pues el único político que ha ido de verdad a la cárcel, eso sí, sin devolver un céntimo ha sido Roldan que ya anda libre por ahí disfrutando de sus “ahorrillos”.

Otro aspecto de la corrupción, aunque menos penalizable es el abuso de las puertas giratorias para exministros y amiguetes con fabulosos sueldos y ventajas de jubilación, Las puertas giratorias, un fenómeno que ha suscitado controversias en todo el mundo, tienen un papel destacado en la política española. Como figuras prominentes tal que Mariano Rajoy, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez han estado involucradas en este sistema que conecta el ámbito público y privado de manera intrincada.

Las puertas giratorias se refieren al movimiento de individuos entre el sector público y privado, particularmente cuando altos funcionarios políticos pasan a ocupar cargos en empresas privadas después de dejar el servicio público. Este fenómeno plantea preguntas sobre la integridad y la transparencia en la toma de decisiones políticas y económicas. Es el método que siguen los presidentes del Gobierno:

Mariano Rajoy, ex presidente del Gobierno español (2011-2018), ha experimentado la transición a través de las puertas giratorias. Después de su mandato, se incorporó a diferentes empresas, lo que generó críticas sobre posibles conflictos de interés. Este episodio ilustra los desafíos éticos que surgen cuando los líderes políticos buscan oportunidades en el sector privado.

José María Aznar, expresidente (1996-2004), también ha sido objeto de controversia por su participación en consejos de administración de empresas multinacionales. La crítica se centra en la influencia que los líderes políticos pueden tener en el sector privado, especialmente cuando sus decisiones anteriores pueden haber beneficiado o perjudicado a ciertos intereses corporativos.

El expresidente Zapatero (2004-2011) no ha estado tan directamente vinculado a empresas privadas después de su mandato, pero su participación en conferencias y eventos patrocinados por grandes corporativos ha suscitado preguntas sobre la interconexión entre la política y los intereses empresariales, por ejemplo Endesa con los italianos.

En el caso del actual presidente Pedro Sánchez, su gobierno ha enfrentado críticas por nombramientos de expolíticos y amiguetes en puestos clave del sector público y por su relación con grandes empresas. Al principio a Leónidas le bastaron 300 espartanos para hacer frente a las huestes de Jerjes y los persas, compuestas por cientos de miles de soldados. Lejos de las cifras espartanas, el Gobierno de Pedro Sánchez parece no tener nunca suficientes asesores a su servicio y, tal y como se refleja en los registros oficiales de personal, sigue batiendo récord tras récord. Vozpópuli ha revisado toda la serie histórica de estos registros y ha constatado que el Gobierno de Sánchez cuenta con 785 asesores, una cifra nunca antes alcanzada por un gobierno español .

Los datos corresponden a julio de 2021, últimos de los que se tiene registro. Es la primera vez que un Gobierno supera la barrera de los 700 asesores. Pero es que, en esta ocasión, el Ejecutivo roza los 800. Si analizamos la serie histórica, vemos que en segunda posición está otro gobierno de Pedro Sánchez. En enero de 2019, el Ejecutivo registraba un total de 670 asesores.

En tercer lugar, se halla otro Ejecutivo socialista: el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acumuló 648 asesores en 2010, la cifra más alta hasta la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. Es decir, que con Sánchez hay 137 asesores más en el Gobierno que con el anterior presidente mejor acompañado, su compañero de partido Zapatero. 

   A medida que Sánchez busca equilibrar las necesidades económicas con las expectativas éticas, las puertas giratorias continúan siendo un tema candente en la política española. A su vez actualmente en 2023 está metiendo al Estado en numerosas empresas privadas, creando magníficos sueldos para asesores y sus allegados al PSOE. Sánchez perpetúa el Gobierno más caro de la historia: 1.062 asesores elegidos a dedo y 336 altos cargos. Sólo en los nueve primeros meses del año, el gasto acumulado por esta partida alcanzaba ya los 125 millones, Solo el ministro Bolaños suma más de 600 asesores ‘a dedo’ en el Ministerio de Presidencia. Son más de la mitad de los que tiene todo el Gobierno. El año pasado incrementó la cifra en otro 6% más

Suma ahora otros 13 más con Justicia.

Las puertas giratorias en España y los nombramientos a dedo, han sido un tema recurrente a lo largo de los diferentes gobiernos. Este fenómeno plantea preguntas fundamentales sobre la transparencia, la ética y la rendición de cuentas en la política y la toma de decisiones económicas. Mientras los líderes políticos navegan por las complejidades de las relaciones entre el sector público y privado, la sociedad demanda un enfoque claro y transparente para preservar la integridad de la democracia y la confianza en las instituciones gubernamentales.

 Definitivamente España se ha vuelto la cueva de Ali Babá y más de 2000 ladrones, que no tiene solución, salvo el poder de los jueces, si se enteran de alguna de las tramas, concebidas para asegurar las jubilaciones de los políticos y amigos en el futuro.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -