lunes, diciembre 5, 2022

Gracias Majestad

Cuando el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido para leer una declaración institucional, ya los urgentes de la mayoría de los medios de comunicación hablaban de la posible abdicación de Su Majestad el Rey. Es verdad que la noticia nos cogió por sorpresa a la mayoría de ciudadanos españoles, ya que los días o semanas anteriores no se rumoreaba nada al respecto. Pero sí tengo que reconocer que el debate de la abdicación del Rey estuvo en boca de muchos analistas y corrillos políticos, especialmente desde las abdicaciones de la reina de Holanda y del rey de Bélgica algunos meses antes.

Tras los 39 años de su reinado no puedo más que agradecer, como todos los españoles, a Su Majestad el rey Juan Carlos I, la labor que ha hecho durante esta etapa en ayudar a estabilizar, modernizar y democratizar España. Quiero agradecerle que le he tenido siempre cerca en los momentos buenos y exitosos en todos los ámbitos del país, asi como en los momentos difíciles, complicados y trágicos de España.

No puedo menos que recordar en estos momentos de su depedida cómo se volcó la Casa Real, siendo yo el presidente del Partido Popular del País Vasco, tras el asesinato de varios de mis compañeros concejales populares vascos a manos de los criminales de la banda terrorista ETA. Siempre tuvimos el respaldo de Su Majestad el Rey transmitido personalmente por él mismo cada vez que nos encontrábamos y coincidiamos en algún acto oficial en aquellos tiempos. Tampoco podré olvidar cómo se dirigió en un mensaje institucional a la nación española en julio de 1997, tras el asesinato del concejal de Ermua, Miguel Angel Blanco, para acompañarnos en su dolor y el de su familia a todos los españoles.

Como jamás tampoco olvidaré de aquellos días el abrazo emocionado que me dio su hijo el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en los funerales de Miguel Angel Blanco en la iglesia de Ermua para que se lo trasladase a todos los conceles vascos amenazados. Ese gesto nos valió más que millones de palabras.
Es por todo ello esa inmensa gratitud que les debo a Juan Carlos I, y a quien en pocos días va a ser nuestro futuro Rey en pocos días, Felipe VI, por la que siempre me hará serles leales y estar orgullosos de la monarquía española.

Jamás  olvidaré el abrazo emocionado que me dio su hijo el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en los funerales de Miguel Angel Blanco para que se lo trasladase a todos los conceles vascos amenazados. Nos valió más que millones de palabras

Soy de los que piensan que un buen Rey tiene que ser generoso con su pueblo, y qué mejor demostración de esa generosidad que pasar en vida la corona a su hijo Felipe en una demostración racional de querer lo mejor para esta moderna España. Una modernidad a la que el Rey Juan Carlos tanto ha contribuído, dejando a una nueva generación, encarnada por su hijo Felipe, el camino al frente despejado para abordar con nuevas energías los retos que debe afrontar en el futuro nuestra nación.

Para ello vamos a contar con un hombre magníficamente preparado en sus funciones, como ha demostrado por activa y pasiva desde hace muchísimo tiempo Su Alteza el Príncipe Felipe. Estoy seguro que ese bagaje y protagonismo demostrado por todos los rincones del mundo ha servido para que el Rey Juan Carlos haya dado este paso de abdicar la corona en favor de su hijo, sin ningún temor ni duda al respecto.

Haríamos mal en no recordar el papel estelar e importantísimo en la historia de nuestro país de la reina Sofía

Tendremos mucho tiempo de ahora en adelante para analizar y comentar este suceso histórico en nuestro país, y leeremos muchas cosas del Rey saliente, como del también entrante en los próximos días y meses. Pero haríamos mal en no recordar en estos momentos el papel estelar e importantísimo que ha tenido y tiene en la historia de nuestro país Su Majestad la reina Sofía de Grecia, como gran madre y como gran Reina, que ha inculcado de innumerables valores al futuro Rey de España.

Hoy comienza una nueva etapa en la historia de esta gran Nación que es España, como recordaba en su comparecencia al país Su Majestad el Rey Juan Carlos I.

A su hijo Felipe le deseo que sea un gran rey como su padre, y a Su Majestad simplemente decirle gracias por todo.

Carlos Iturgaiz

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias