lunes, febrero 6, 2023

La peor noticia en el peor momento

No te pierdas...

Otros, en la situación de Rajoy, se habrían dejado llevar por la desesperación, pero el presidente es capaz de mantener la sangre fría incluso en los peores momentos, aunque como decía uno de sus ministros, “la procesión va por dentro”.  Le han provocado una desazón importante las noticias de Granada, Pepe Torres es un referente en el PP andaluz, y las actuaciones del juez y de la UDEF llegan cuando todavía se duelen en el PP de la situación de Rita Barberá y las consecuencias que tiene para el partido.

Pero lo que ocurre con José Manuel Soria va más allá de la desazón, se puede calificar de conmoción. Es amigo personal del presidente, pertenece al famoso G-5, el grupo de ministros del primer equipo de gobierno Rajoy que mantenían una estrechísima relación de amistad con el presidente, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete, Jorge Fernández, José Manuel García Margallo y José Manuel Soria. Amigos de verdad, de verse con frecuencia con sus parejas e incluso compartir días de vacaciones. El día que salió el nombre de Soria en los papeles hubo estupor porque se le consideraba un hombre absolutamente “limpio” contra el que no pudo siquiera el periodista canario, pareja de la juez Rosell -hoy en Podemos-  que publicó una serie de acusaciones que se demostraron falsas. 

La respuesta inmediata del ministro a lo que recogen los papeles de Panamá, alegando un error con su nombre en la sociedad off shore, tranquilizó a quienes querían tranquilizarse. Pero Soria pecó de falta de estrategia para abordar el asunto: si tenía una sociedad en el Reino Unido, lo que es absolutamente legal y ni siquiera puede considerarse off  shore porque pertenece a la UE y la fiscalidad es transparente, tendría que haberlo anunciado él mismo al mencionar las informaciones de Panamá, con lo que neutralizaba el escándalo que se produciría a las pocas horas cuando apareció su nombre nuevamente. 

Soria pecó de falta de estrategia, si tenía una sociedad en Reino Unido, tendría que haberlo anunciado él mismo al mencionar las informaciones de Panamá

Ahora mismo ya no se sabe en qué quedará la cosa, pero las noticias sobre las distintas sociedades de Soria llegan en el peor momento para su amigo Rajoy, cuando todo apunta a que estamos con unas nuevas elecciones a la vuelta de la esquina. Los casos de corrupción dan munición a la oposición como para colocar al PP contra las cuerdas. Por mucha serenidad que se le atribuya a Rajoy, que la tiene, como tiene aguante para soportar las situaciones más difíciles, cabe dentro de lo posible que todo lo que le ocurre últimamente le haga explotar, y finalmente dé ese golpe en la mesa que se le está pidiendo desde hace años, y empiece a exigir despidos a diestra y siniestra. Sigue siendo el candidato incuestionable, no nos cansaremos de decirlo, pero  todos estos casos de corrupción hacen mella. En su propia estabilidad emocional … y en miembros de su partido que están hartos de que se les coloque sobre la frente la pegatina de la corruptos.

Y hablando de corrupción, finalmente la UDEF se ha puesto a investigar a Manos Limpias y a Ausbank

Hace mucho, mucho tiempo, que jueces, fiscales y abogados alertan de que ahí no todo es trigo limpio, algo de lo que nos hemos hecho eco bastantes periodistas. Ahora aparecen datos concretos que obligan a pensar sobre el papel que han jugado en ciertos asuntos en los que personajes vinculados a estos dos grupos no han dudado en utilizar el chantaje para alcanzar sus objetivos, siempre crematísticos. Era un clamor, en Madrid y fuera de Madrid, que había que tomar cartas en ese asunto que es más serio de lo que parece.

Sánchez se ha ido a la feria de Sevilla, donde ha aparecido junto a una sonriente Susana Díaz que ha tratado al secretario general de su partido como si fueran amigos entrañables. También ahí la procesión va por dentro. Sánchez pierde fuelle político aunque aún pretende alcanzar un acuerdo de gobierno con la ayuda de Podemos.

Algunos de los diputados que salían de la reunión que mantuvo días atrás con su grupo parlamentario, se echaban las manos a la cabeza: por no aceptar que Podemos  le está llevando al huerto y, lo más grave, por desautorizar a alguien muy apreciado en el partido y en el grupo, Antonio Hernando, que el día anterior había dicho sin complejos que Pablo Iglesias no era hombre de fiar y por tanto con Podemos no se podía negociar. ¿Lo harán?

Pilar Cernuda

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -