domingo, diciembre 4, 2022

Caveat emptor

Caveat emptor: “emptor” quiere decir “comprador”, y “caveat” corresponde al subjuntivo presente, tercera persona singular, del verbo “cavere”, “tener cuidado”. Este mismo verbo se utiliza en el conocido “cave canem”, en castellano “cuidado con el perro”. El “caveat emptor” se ha utilizado siempre, desde la antigua Roma, para advertir al comprador de proceder siempre con cautela, y más cuanto más maravillosa y extraordinaria parece la oferta, algo bastante común en el mundo de las loterías y apuestas donde casi todo parece oro y casi nada lo es. El comprador tiene que ser responsable a la hora de dejarse convencer. No vale safarse siempre con un simple: “me han engañado”, hay que tener un mínimo de cautela responsable y no dejarse engañar.

Hace unos días, en un artículo de la prensa nacional (España) sobre el tema de las dietas adelgazantes, el autor se preguntaba el “¿por qué no funcionan?” casi ninguna de estas dietas. Y acto seguido examinaba tres de las dietas más buscadas del momento, y reflexionaba sobre este “por qué” de su pregunta, esbozando varias características comunes de estas dietas. Varias de estas características pueden aplicarse a otros muchos productos y también a algunos de los muchos sistemas “milagrosos” que tanto proliferan hoy por internet. En nuestro caso de la apuestas deportivas online, son muchos los blogs y las webs que prometen unas ganancias fáciles a cambio de un dinero, por adelantado siempre, y muy poco trabajo, casi nada de trabajo. Pero a la hora de la verdad eso ni es tan fácil, ni es tan sencillo, y muchas veces ni siquiera funciona. Y cuando funciona, hace falta mucha paciencia, un capital inicial, que puede ser relativamente modesto, y mucha seriedad, mucha dedicación, y muchísima disciplina.

Las características principales que pueden detectarse en todos estos sistemas de “verdades a medias” y/o “mentiras descaradas”, sean dietas u otras variantes fantasiosas para conseguir resultados maravillosos con poco esfuerzo y una inversión mínima, se pueden resumir así:
– sus afirmaciones contradicen conocimientos científicos fundamentales.
– no presentan pruebas fiables y verificables de su eficacia y seguridad.
– son del tipo de enriquecimiento rápido con poco esfuerzo.
Además, su funcionalidad depende muchas veces de la adquisición de un “sistema” que resolverá todos los problemas. Aunque no utilizan las palabras de “sistema milagroso” y otras similares, sus textos si que crean la impresión de que todo es muy fácil, sencillo y rápido. La única verdad que cuenta es que cuando algo suena demasiado bueno como para ser verdad, es que no es verdad.

Por consiguiente, la realidad es muy diferente. En el mundo de las apuestas deportivas online, los estudios más optimistas hablan de que un 5 por 100 de los que apuestan salen ganando. Otros estudios hablan del 2 ó del 3 por 100. Por supuesto, eso es mucho más que con el Gordo de Navidad ó con el Euromillión, mucho más. Pero aún así es un porcentaje pequeño que exige un esfuerzo. Es imprescindible comprender como funcionan las apuestas deportivas online, y descubrir dónde y cuándo podemos encontrar oportunidades de ganancias. Por ejemplo, en el caso del fútbol, las casas de apuestas tienen que proponer apuestas para todos los partidos y todos los equipos, empates incluidos, a pesar de que algunas de sus propuestas apenas recibirán apoyo de los apostantes. En algunos casos esto produce unas cuotas que no se corresponden a las probabilidades reales, y algunas de estas cuotas pueden favorecer al apostante que sabe detectarlas.

Básicamente, este tipo de cuotas diferentes son también las que permiten el “arbitraje”, que sobre papel son apuestas sin riesgo, con un beneficio pequeño pero seguro. A la hora de verdad no siempre son seguras, casi siempre si lo son, pero no siempre. Lo veremos con más detalle en un próximo post. 

Aparte de los sistemas, que exigen que uno mismo analice los datos y saque las conclusiones pertinentes, o que simplemente copie su funcionamiento en el caso de sistemas sencillos, están los pronósticos, gratuitos y de pago. Lo primero, en el caso de los pronósticos, es darse cuenta que los pago no son necesariamente mejores ó más fiables que los gratuitos. Y lo segundo, que los vendedores de pronósticos no son necesariamente buenos. Este asunto de los pronósticos necesitará un post exclusivo, ó casi seguro más de uno, porque puede ser, para el apostante medio, una ayuda interesante. Y si es gratis, mejor, por supuesto. Pero siempre con cautela. Siempre “caveat emptor”.

Caveat emptor,
Lord C.

LordC

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias