sábado, diciembre 10, 2022

El cornudo consentidor y su sexo dorado

Para unos, el que los miembros de una pareja consientan sexo con otras personas, es un acto «liberal». Para otros, una cochinada. Y para el marido de Olvido Hormigos que su mujer se los ponga con otros era casi un chollo… hasta que su chica decidió hacérselo con un joven en plena calle apenas tres meses después de haber dado a luz a su última hija.

Jesús Atahonero, cuyo nombre todo el mundo desconocía hasta su visita el pasado viernes a 'Sálvame deluxe', y al que 24 horas después todo el mundo volvió a llamar por «el marido cornudo de la Hormigos», como era conocido aquí y en el extranjero, ha vuelto a demostrar que el dinero todo lo puede en este mundo. Hasta prestarte a salir en televisión para que la gente se pitorree de ti. 

Hasta ahora no dejaba de ser para el populacho como el «pobre hombre» que tiene que soportar a alguien como Olvido, o el «calzonazos» que no la deja ni se separa de ella. A partir del viernes ya es uno más de la fauna rosa de este país y al que todo lo que le pase le estará bien empleado. 

Los dos siguen viviendo juntos en su casa de Toledo, en una relación de «estabilidad familiar con nuestros hijos», como precisó ella en 'GH VIP: el debate', pero en la que lo único que falta es el sexo, como puntualizó tanto ella como él en 'Sálvame deluxe'. Vamos, que él pasa más «hambre» en este terreno que Fede en el concurso, ya que ella no parece tener problema en encontrarlo cada vez que lo necesita.

Y mira que lo debe de echar de menos Jesús, ya que entre sus confesiones a Jorge Javier le salió de dentro descubrir que su vida sexual había mejorado mucho después de que saliera a la luz el vídeo erótico por el que se dio a conocer a España la exconcejala de Los Yébenes, «vivimos una época dorada». Con lluvia, o sin lluvia, que en esa «época» puede caber todo.

Y es que él mismo señaló que su mujer «descubrió un mundo sexual nuevo», que por supuesto la hizo cambiar sus hábitos de vida, «antes nunca se iba de fiesta a Madrid, sino que salía conmigo por el pueblo», y del que él también se benefició. 

Para Jesús, lo peor no fue ser catalogado como el prototipo de «cornudo de España» sino el hecho de tener que contárselo a sus hijos, «no se lo deseo a nadie», porque además, en vez de llamarle cualquier cosa a Olvido, como le habría sugerido Belén Esteban, lo que hizo fue ponerse él mismo como culpable de todo, «en parte, las infidelidades de mi mujer han sido culpa mía, porque he sido consentidor». 

El hombre, que cuando menos debe serle agradecido a su pareja por esos minutos de gloria que vivió como protagonista del 'Deluxe', hasta la defendió cuando la achacaban supuestos problemas de sexo y alcohol que dijo no tener, puntualizando que simplemente «es una mujer que le gusta salir y pasárselo bien. Alguna vez se toma tres copas de más y se pasa, pero dentro de casa Olvido sigue siendo igual, tanto con los niños como conmigo».

¿Igual de qué? ¿De guarra, como diría la Esteban? El «consentidor» parece sin embargo que se ha cansado de «consentir» pero no de tragar. Eso sí, se pone en el mercado, porque no se cierra las puertas no ya a encontrar un nuevo amor, o mejor dicho para hacerlo, ya que porque con lo que ha tragado está claro que la Hormigos ha sido, es y será siempre el amor de su vida.

Eso parece que será «pecata minuta» para él porque el hombre se considera poco más o menos que un émulo de James Bond: «No he tenido la necesidad de ser infiel a Olvido, porque con ella nunca me ha faltado de nada, aunque he tenido ocasión de acostarme con otras mujeres». ¿Empezaremos a verle a él también practicando sexo en cualquier lugar? En 'Sálvame' darían palmas con las orejas si así fuera.

La mosca

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias