sábado, noviembre 26, 2022

España, el niño modelo

Los Presupuestos de 2015 han entrado en el Parlamento para su debate. Son muchos los que piensan que las cuentas son voluntaristas y electoralistas. Nada nuevo. No conozco unos presupuestos que la oposición no haya tildado con adjetivos semejantes. Otra cosa son los economistas. Por supuesto que los de 2015 también han suscitado controversia entre ellos, pero es mayoritaria la opinión de que el gobierno es consciente de que en Europa se ha producido un frenazo en el crecimiento, que nos puede afectar, pero confía en que es pasajero y que a lo largo de 2015 los países más «vagos» en reformas se van a poner las pilas con la inestimable ayuda del BCE.

Lo más criticado de estas cuentas de 2015 parece estar en las previsiones macroeconómicas. El ejecutivo, a pesar de esos peores datos de nuestros socios y grandes compradores de productos y servicios, cree que la economía española seguirá creciendo y que lo hará a mayor ritmo del que lo ha hecho hasta ahora. Estima un aumento del PIB para 2014 del 1,3 por ciento y del 2 por ciento para 2015. Son muchos los organismos que han ido subiendo a lo largo de los últimos meses sus perspectivas para España. El último en hacerlo hay sido Deutsche Bank. El banco alemán cree que España es el «niño modelo» en la forma de afrontar la crisis dentro de la eurozona, aunque como no podía ser de otra manera asegura que aún queda un largo viaje por delante. Y así es, España sigue teniendo dos problemas mayúsculos que afrontar para remontar la crisis: reducir el endeudamiento y el paro. Aún así, el banco alemán eleva al 1,2 sus previsiones de crecimiento económico para este año y llega hasta el 1,9 por ciento para el año que viene. Más o menos está en línea con lo previsto por el Gobierno y que parece no convencer del todo a muchos analistas. Hacienda, sin embargo, prevé que en 2015 la recaudación por IVA sea histórica, el impuesto de sociedades aumentará un 20 por ciento y caerá muy poco la del IRPF. Todo ello permitirá, con el ahorro en desempleo y en intereses de la deuda, dedicar algo a inversión, personal y pensiones.

Hay que decir que de momento, la deuda ni española ni catalana, están sufriendo movimientos preocupantes derivados del órdago lanzado por los nacionalistas catalanes. La rentabilidad se mantiene en mínimos históricos. En todo caso, no hay que descartar que la incertidumbre que genera cuál es el siguiente paso que dará Mas tras la suspensión cautelar de la consulta, pueda provocar la huida de inversores. No es muy probable y no veo que esta gran partida del presupuesto vaya a sufrir modificaciones sustanciales. Iremos viendo si el proyecto de PGE sí sufre modificaciones a su paso por el Congreso y Senado.

Carmen Tomás

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias