miércoles, diciembre 7, 2022

Esperanza y vergüenza

Los resultados de la EPA del primer trimestre arrojan datos para la esperanza, aunque el paro sigue siendo una lacra insoportable, con algunos puntos que realmente rayan la tragedia. Pero, vamos por partes. Cierto que de enero a marzo ha bajado el número de parados, de forma insuficiente sí, pero ha caído por primera vez en este primer trimestre desde 2005. Tradicionalmente éste es un mal trimestre para el empleo y en este concretamente se da la circunstancia de que no ha contado con la Semana Santa. Han sido apenas 2.300 personas las que han encontrado un empleo. Si tenemos en cuenta que, por ejemplo en 2008 más de 800.000 personas perdieron su puesto de trabajo, no es difícil deducir que la tendencia ha cambiado completamente. Sin embargo, la tasa de desempleo ha subido hasta el 25,93% por varios factores como son la marcha de inmigrantes, el desánimo y el envejecimiento de la población. Otro aspecto de la EPA es la destrucción de empleo en más de 184.000 personas, provenientes del sector servicios en su mayoría y todos en el sector privado. De hecho, el empleo público crece en 11.000 personas. Y, por supuesto, los dos millones de hogares que según la EPA tienen a todos sus miembros en paro.

Apenas 2.300 personas han encontrado un empleo

Hasta aquí los datos fríos. Los datos que avergüenzan y sobre los que hay que seguir trabajando desde los agentes sociales y desde el gobierno. Hay que seguir reduciendo el gasto público para no detraer recursos que deberían ir al sector privado para financiar proyectos de inversión que generen empleo. Por otro lado, hay que bajar los impuestos para que las personas con trabajo y otras rentas puedan consumir y tirar de la economía. Cierto que muchos aspectos de la economía española están mejorando. Esto no es discutible. Tampoco se puede discutir que sin estas mejoras en datos claves, además de la confianza que transmite la colocación de la deuda y la bajada de la prima de riesgo, no habría mejora alguna en el mercado de trabajo. La economía española se ha dado la vuelta. La tendencia es claramente mejor y hay que tener claro que el empleo es la última variable en mejorar, al igual que lo es en la entrada a la crisis.

La tasa de desempleo ha subido hasta el 25% por la marcha de inmigrantes, el desánimo y el envejecimiento de la población, entre otros

La situación de la que partíamos en 2012 era terrible y hoy las previsiones, después de haber salvado muros inmensos como el rescate, son mucho mejores. Las perspectivas son de un claro crecimiento del PIB tanto para este año como para el que viene y esto finalmente se traducirá en creación de empleo. Eso sí, aún hay que esperar y perseverar en las reformas que han llevado a España a una situación claramente mejor que hace apenas 15 o 20 meses.

Carmen Tomás

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias