lunes, diciembre 5, 2022

Putin: el reconquistador

Veamos. Primero Rusia se comió a Crimea y no pasó nada. Ahora hace el mismo ensayo con la región de Donetsk y tampoco parece que se produzca una guerra a gran escala. Y es que Putin es un gran estratega. Lanza sus “bombas” a modo de ensayo y espera.

Además juega con la cantidad de grupos inmensos de población rusa que se encuentran diseminados por muchos países de la antigua Unión Soviética.

Muchos de sus ciudadanos que se sienten rusos, son los que salen a las calles a modo de levas enardecidas a favor de Rusia. Eso pasó en Crimea y eso está ocurriendo al este del río Dnieper que pasa por Kiev.

Lanza sus «bombas» a modo de ensayo y espera

Sin embargo, el sueño de Putin es quedarse con todo el Mar Negro. De punta a punta. Por que ve una salida geoestratégica al mar Mediterráneo a través del Bósforo. Por otra, por que el tráfico de gas hacia Asia Central, sale precisamente de ahí.

Miremos ahora hacia Moldavia. El pequeño país que perteneció a Rumania por muchos años, vive una situación concomitante a la de Ucrania. Putin también tiene sus ojos puestos allí, en la antigua Besarabia; y los tiene porque una minoría muy importante de ciudadanos pro rusos viven en Moldavia.

Los tres países Bálticos, Lituania, Letonia y Estonia- principalmente este último por la mayoría rusa- son también platos apetecibles. Pero ahí Rusia pincha en hueso. No podemos olvidar que forma parte de la OTAN y que uno de sus artículos dice que si un Estado miembro es atacado, el resto se sentirá también atacado y, por lo tanto podrán intervenir.

Los países Bálticos son importantes porque tienen la salida al mar, a traves de Dinamarca y por lo tanto el control del Océano Atlántico por el norte.

Finalmente las repúblicas que Rusia considera suyas, aunque no lo son, -Georgia, Armenia y Azerbajan- las tiene como las “Joyas de la Corona”.

Es uno de los mejores estrategas del mundo

Pero ¡Ojo!. Putin no es ningún loco. No quiero decir que se quede con todo aunque esa fuera su pretensión. Es uno de los mejores estrategas del mundo y medirá cada decisión que tome.

Eso sí, lo ha hecho en el momento más oportuno. Se da cuenta de la debilidad de la política exterior estadounidense, con su despiste estratégico y con la intención, por parte de Obama de que, Estados Unidos quiere evitar problemas.

Pero es que en Europa, tampoco la situación está mejor. Mas bien al contrario. El Viejo Continente está dividido y no se ponen de acuerdo en una política común. Por una parte se encuentra la Europa del Norte, protestante, encabezada por Berlín y por otra la del Sur, católica con París a la cabeza.

Y Putin, a todo esto, está siendo el gran vencedor comiéndose el pastel mientras el resto de los niños se golpean para que nadie se lo coma.

Alberto Peláez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias