lunes, febrero 6, 2023

Prestaciones por desempleo

No te pierdas...

Ahora que se desploman los ingresos de la Seguridad Social y se disparan las prestaciones por desempleo es más necesario que nunca tratar de cortar la sangría con soluciones más imaginativas que permitan ahorros, al tiempo que se fomentan el empleo y las actividades empresariales y profesionales.

Es un hecho que la mayoría de las prestaciones por desempleo se prolongan hasta casi el final de su período de dos años. De hecho, la reforma introducida de reducción de la prestación a partir del sexto mes se ha hecho con el argumento de fomentar la búsqueda de empleo antes de ese plazo.

Pero lo cierto es que, bien porque estamos viviendo un proceso de devaluación competitiva que impulsa a la baja los salarios, bien por el número de desempleados, o bien porque muchos de los empleos son a tiempo parcial, pongo por caso, es fácil que, en el caso de encontrar un empleo, la retribución esté por debajo del importe de la prestación, lo que impulsa al desempleado a no aceptarlo.

Quizá una solución podría ser aquella de que en el caso de aceptar un empleo con una retribución inferior a la del desempleo, se complementase la misma hasta la cuantía que se venía percibiendo. El desempleado ganaría un empleo y sentirse útil,  al mismo tiempo que se habría minorado el gasto público. Hay que echar algo más de imaginación.

También creo que sería necesario revisar el funcionamiento de la prestación para quien planea ejercer como profesional o como empresario, ya que prácticamente desde el momento en que a alguien se le pasa por la cabeza esa posibilidad, pierde su derecho a la prestación. La prestación por desempleo en esos casos está limitada o bien, a un aplazamiento de la prestación hasta dos años, que luego se pierde, o bien a un adelanto de la misma para una inversión inicial y un pago de cuotas de seguridad social con el excedente.

Dado que es bien sabido que en cualquier negocio o actividad que comienza, los ingresos suelen llegar con cuenta gotas, se podría arbitrar un sistema, que al igual que en el caso anterior, permitiría mantener el desempleo por diferencia entre los ingresos obtenidos por la actividad y la prestación devengada.

A veces se tiene la impresión de que desde el poder se quiere hacer difícil lo que no lo es,  al tiempo  que se mantiene el discurso de que en España no proliferan emprendedores y empresarios como en otros países y que lo que se hace aquí es sentarse en casa a consumir el desempleo, cuando lo cierto es que uno de cada cuatro nuevos emprendedores vienen de ahí precisamente.

Mucho se habló en la campaña electoral de una Ley de Emprendedores que, entre otras cosas, permitiría el ingreso del IVA al cobro de la factura del cliente, la responsabilidad limitada del autónomo y  la facilitación del acceso al crédito, y que tendría que haber sido aprobada en el primer trimestre de esta legislatura.  Ahora se nos dice que la economía no lo permite y que se verá si en 2013 es posible.

Creo que esta actitud del Ejecutivo deja claro que se precisa dedicar más tiempo, esfuerzo e imaginación, que no recursos, al área del desempleo en general y a fomentar y facilitar la creación de futuros profesionales y empresarios en particular. Este país lo necesita como el comer porque tenemos cerca de 5.700.000 parados y la Seguridad Social está haciendo agua por el volumen de las prestaciones y la falta de recursos.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

José Luis Martín Miralles

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -