viernes, diciembre 2, 2022

Suerte y a gobernar

Ahora, gobernar. Para eso está el nuevo Gobierno, para actuar, para convertir en hechos las palabras. Eso es lo que hay que hacer. Los nuevos ministros tendrán que afrontar un presupuesto más escuálido y una expectación social de alta intensidad.

El nuevo gobierno es el reflejo de cómo entiende Rajoy la política. No hay gestos, ni sorpresas importantes. No hay paridades ni edades. Quizá eso sea visto por un sector de la izquierda como una vuelta atrás; para otros significará que la política del presidente no se basa en la estética, sino en la confianza y la gestión. La posición de Soraya Sáenz de Santamaría ocupando ministerio, portavocía y vicepresidencia, resuelve ese asunto: joven, mujer, madre. Y hasta ahí. Eficaz colaboradora, su extraordinario peso político en el gobierno se basa en la confianza del equipo forjado en la travesía del desierto, los años de la oposición. La de Montoro , Margallo o Fernández Díaz, la de la larga experiencia política. Mato y Pastor, aparato y proximidad. De Guindos, un guiño a los mercados. Gallardón, un pacto tácito cumplido y un aviso a navegantes internos.

A estas horas, la identidad del último gobierno de ZP queda diluida en la exploración de los nuevos currículos. El olvido de los ministros anteriores empezó hace mucho, cuando quedaron velados por la personificación de la estrategia socialista. En el PP, en cambio, los ministros parecen asumir protagonismos específicos. Y parcelas de poder vitales para el avance social con difícil gestión, como la Educación, se ponen en manos de un independiente, Wert, que colabora, habitualmente, con el núcleo duro de Grupo Prisa. Curioso.

La transmisión de poderes iniciada por Soraya y Jáuregui se culminará en el simbólico traspaso de carteras de ésta jornada. Se termina lo de antes y empieza lo de mañana. Tiempo al tiempo, iremos viendo lo que pasa.

De momento, la lotería ya ha tocado en algunos hogares. Los deseos para el próximo año van en la dirección de esperar un comportamiento de los ministros que no haga necesario asociar la familiaridad de sus rostros con el pesimismo por su gestión. Como españoles, sin duda, necesitamos suerte y por eso lo legítimo es deseársela ellos. Así sea.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Rafael García Rico

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias