lunes, noviembre 28, 2022

Esquizofrénicos

Es posible que llame la atención el ejercicio mental de José Blanco, por ejemplo, que por la mañana defiende con entusiasmo las directrices y la política del presidente del Gobierno, y, por la tarde, junto con el equipo electoral de Alfredo Pérez Rubalcaba, aporta ideas e iniciativas contrarias a lo que ha sostenido por la mañana.

Pero todos somos un poco esquizofrénicos. Ahí tienes a un militante del PNV hablando del bien del Estado español, cuando está en Madrid, y expresando todo lo contrario en una reunión de acercamiento al grupo abertzale con el que reconoce que comparte los mismos objetivos. Ahí está esa líder del PP, partidaria de privatizar las televisiones autonómicas, y reorganizando y nombrando equipos directivos nuevos hasta que llegue ese día, ad calendas grecas. Ahí están los partidarios de la libertad, los luchadores para que cada uno pueda manifestar sus ideas, pero que les jode que la manifestación de esas ideas, pongo por caso, tengan un origen y un final religioso. Y ahí está esa feminista, brava luchadora por la igualdad de oportunidades, que no duda en emplear «armas de mujer», tal como sabemos muy bien, para su promoción profesional y social. Y no te digo nada del machista emboscado que, pasado el ambiente donde lo políticamente correcto es el santo y seña, cambiar de discurso y mostrar su desprecio conceptual y paleozoico sobre las mujeres. En fin, que cualquiera de nosotros ha estado obsequioso con el jefe, demostrando lo graciosas que son sus ocurrencias, y, en otro ambiente, hemos destilado mofa y befa sobre sus chistes y sobre su inteligencia.

El problema no es la amnesia de Alfredo sobre lo que defendía ayer, o la de don José sobre lo que afirmaba esta mañana y negará por la tarde, sino la cobardía y la irresponsabilidad que nos atenaza, esa incapacidad para asumir errores, y ese egotismo que nos permite enarbolar banderas ideológicas para esconder, hipócritamente , el instinto de supervivencia.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Luis del Val

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias