lunes, noviembre 28, 2022

Diez claves sobre la crisis del PSOE

1.  En la teoría, el Congreso le viene mejor a Rubalcaba y las primarias favorecen a Chacón. Pero la práctica en el PSOE siempre es mucho más imprevisible que la teoría. Cualquiera de los dos, o incluso un tercero, podría ganar, sea cual sea el procedimiento que al final se aplique.

 2. El argumento de que un congreso dividiría al PSOE menos que unas primarias es falso. Un congreso puede implicar la misma división o incluso más. También es falso que en un congreso se hable de ideas más que en unas primarias. En la práctica, de las ideas se habla igual de poco, sea cual sea el procedimiento.

3. Una pregunta que muchos se hacen en el PSOE: ¿deberían dimitir del Gobierno los candidatos a primarias? ¿Puede el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior o la ministra de Defensa dedicarse a hacer campaña de primarias a tiempo parcial?

4. La indignación interna en el PSOE es mayúscula. En parte es también culpa del paro: de los muchísimos alcaldes, concejales y demás cargos que se acaban de quedar en el paro por lo que consideran que son errores de otros.

5. Parece evidente que la decisión de Patxi López de pedir un congreso extraordinario responde a una estrategia concertada con Rubalcaba, aunque aún está por probar. Es muy probable -sin duda al vicepresidente le beneficia–, pero también es posible que el lehendakari haya tomado esa opción por otros motivos. La presión en su ejecutiva -como en todas las demás– está siendo brutal, y la única manera de aplacarla es trasladarla por elevación.

6. Que el Congreso sea un mecanismo de elección indirecto donde el actual aparato del partido tenga más fácil influir no significa que no sea un procedimiento cerrado, cuyo resultado esté ya cantado. También dependerá de los detalles: no es lo mismo un congreso de 500 delegados -más fácil de controlar- que otro de 2.000 y ambas cifras las permiten los estatutos.

7. Entre los partidarios de Chacón que le piden que espere, que se sume a un consenso con Rubalcaba o simplemente dé un paso atrás, también los hay que creen que es mejor para ella que esta vez no dé la batalla para no quemarse y esperar un momento mejor. La victoria del PP ha sido tan apabullante que parece que, gane quien gane las primarias, será para perder las generales después.

8. Sin embargo, el mecanismo de un congreso gusta muy poco a Chacón y su entorno por otra razón más: porque temen que, si Rubalcaba consigue la secretaría general del PSOE, además de la candidatura, no sería sólo para perder en 2012 y mantendría el poder después.

9. De poder elegir, Rubalcaba y sus partidarios preferirían que no hubiese ni congreso ni primarias: que del sábado saliese el vicepresidente del Gobierno como candidato del PSOE para las próximas elecciones, o como candidato de consenso a las primarias, y dejar el debate interno para después. La petición del Congreso es un órdago a Zapatero, y a Chacón, para que acepten esa opción.

10. Aunque Zapatero haya intentado desactivar la petición de un congreso extraordinario, la decisión final no depende exclusivamente de él. El Comité Federal puede forzar el sábado una votación. En la práctica, sería una moción de censura interna contra el secretario general y es improbable, pero no imposible, que el PSOE llegue a esa extrema situación que perjudica a todos los bandos de esta guerra por igual: obligaría a un adelanto electoral. Si el propio PSOE obliga a Zapatero a dimitir, ¿con qué argumentos se podría mantener el presidente al frente del Gobierno?

Ignacio Escolar

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias