martes, diciembre 6, 2022

Algo más que una derrota

Sevilla es hoy el símbolo del triunfo del Partido Popular en las elecciones del domingo. La ciudad políticamente inexpugnable donde el centro derecha no había conseguido nunca mayoría absoluta, ha caído en manos de un partido que ha sabido moderar su mensaje y convencer a millares de ciudadanos que en otras ocasiones habían votado socialista. Si la victoria del PP en toda España es inapelable, los 20 concejales de 33 logrados por Juan Ignacio Zoido en la capital hispalense constituyen una hazaña que ni los más optimistas podían predecir. Un grupo de amigos habíamos hecho una porra y ninguno la hemos ganado: el que más se atrevió a poner 19 escaños para el PP.

El PSOE ha sufrido algo más que una derrota. El mapa de España tintado de azul es por sí mismo expresivo de la dimensión de la debacle socialista. Y por mucho que  se quieran buscar explicaciones, que las hay para todos los gustos, a este analista se le aparece una por encima de todas: el presidente Zapatero ha sido castigado en las urnas con una moción de censura popular que no admite paños calientes. De ahí –gesto que le honra- que saliese él mismo a dar la cara en la sede de Ferraz dando a entender que es el gran responsable del varapalo recibido por los socialistas, que quedan así en posición harto desairada para lo que resta de legislatura. Y eso si las circunstancias y las presiones de los días por venir no le obligan a tomar la decisión de adelantar la convocatoria de las generales, lo cual empieza a ser un clamor entre la gente.

El Partido Popular ha logrado la mayor ventaja sobre el PSOE en unas elecciones municipales. Ni siquiera la de Aznar en 1995 que le sacó a sus rivales más de 900.000 votos, puede compararse con ésta: 10% de diferencia y cientos de casos repartidos por todo el territorio nacional donde la gente de Mariano Rajoy ha desbancado posiciones históricas de la izquierda. Es sencillamente espectacular. Conforme se adentra uno en la casuística del escrutinio la sorpresa crece. Por referirnos a Andalucía, donde la paliza ha sido especialmente significativa, el PP ha conquistado los ocho Ayuntamientos de las capitales de provincia y cinco de las ocho diputaciones, de las que no tenía ninguna.

Este gran vuelco representa el final de un ciclo en el que el país ha tenido la mala suerte de contar con un presidente ineficaz, cambiante en su manera de gestionar y que perdió toda credibilidad por parte de la izquierda el 9 de mayo de 2010 cuando se vio obligado a desdecirse de su programa y de su ideario político para atender los requerimientos del Ecofin, reunido la víspera en Bruselas. Algo así como una bajada de pantalones que ni siquiera supo escenificar. Recuérdese la crudeza de aquella intervención, desde luego necesaria, que dio al traste con las reiteradas promesas de que jamás tocaría el gasto social. Ese día perdió millones de votos.

Rajoy está ya en la rampa de lanzamiento para hacerse con el Gobierno en las próximas generales. Nunca el PP tuvo un horizonte tan despejado y el viento tan a favor como en esta coyuntura. Y Javier Arenas puede operar el milagro de alcanzar la Junta de Andalucía que no ha conocido otros inquilinos en más de treinta años que los socialistas. El voto de Andalucía es especialmente relevante, pues es la Comunidad, junto con Cataluña, que mayor número de diputados aporta al Congreso. La extrapolación de los resultados del 22-M confirmarían la mayoría absoluta de Rajoy en las Cortes.

Ha sido algo más, mucho más, que una derrota. El Partido Socialista no ha sabido dar respuesta a una feroz crisis que tardó en reconocer. Y cuando se puso a gestionarla fue dando palos de ciego, mientras el desempleo escalaba hacia los cinco millones de parados, de ellos más de un millón en Andalucía (el 28%, la más alta de España junto con Canarias). No se podía esperar otra cosa, aunque la extensión y la profundidad de la debacle nos ha sorprendido a muchos. Esa es la verdad.

Francisco Giménez-Alemán

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias