miércoles, noviembre 30, 2022

La tradicional amistad con los países árabes

Se dice que se debe querer a la gente tal cual es. No como quisiéramos que fueran. En esto damos ejemplo al mundo pues nuestra llamada tradicional amistad con los países árabes está llena de contrasentidos. Pero pese a ello, les queremos. Un poco más, si cabe, a los árabes del petróleo, pero eso es un pequeño matiz totalmente desinteresado.

Recientemente nos ha visitado el Jeque de Qatar o Catar acompañado de la Jequesa que es una señora de un físico imponente, con estudios, diplomas, idiomas, hijos, diseños y turbantes.

A través de esta visita nos hemos enterado que era la segunda esposa del Jeque. Hasta ahí vale. Lo que ya no entendimos y nos llenó de estupor es que el Jeque tuviera una tercera esposa. Ya sabemos que su religión lo permite, pero para un servidor me pareció que agotar el cupo era una falta de delicadeza y buen gusto. Dicho todo esto como homenaje a la Jequesa two, que es la que conocemos y admiramos.

Pero pese a ello, yo por lo menos les sigo queriendo. Sus razones tendrá el Jeque. Y es posible que también la Jequesa.

Otro problema actual con el que nuestra amistad se enfrenta es la diferencia abismal entre los criterios para materializar nuestra unión.

España estaría encantada en que nuestros amigos, después de adquirir parte de Al Ándalus, concretamente en la Costa del Sol, invirtieran más aún en nuestro país. Para ello nada mejor que lo hagan en nuestras queridas Cajas de Ahorros, con toda la historia y solera que atesoran. Bueno, pues no. Ellos solo parecen interesados en comprar o patrocinar equipos de fútbol y eso realmente nos desconcierta pues la diferencia entre oferta y demanda parece imposible y mucho más cuando se fijan en algún club al cual servidor no le prestaría un solo euro. Dicho todo esto con el mayor de los respetos a todos los participantes en la llamada mejor liga del mundo. Pero creo representar un sentir general de los conocedores de la situación financiera y deportiva de determinados clubes.

Con el ánimo de que nuestra tradicional amistad no se resienta con estas minucias voy a intentar aportar una solución que consistiría en  hacer lo que en marketing se llama  crear un “pack”, con bonito envase, que incluyera ambos tipos de instituciones, que no andan sobradas de liquidez pero sólidas, lo que se dice sólidas lo son de cemento armado.

Reconozcan conmigo que es esta una airosa salida a la evidente diferencia de criterios entre ambos objetivos, a  la cual he llegado con el deseo de seguir consolidando nuestra amistad y poder cantar juntos aquello de “amigos para siempre”.

Paco Fochs

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias