viernes, diciembre 9, 2022

La probable repercusión del golpe a Bin Laden

Por su interés de contenido, reproducimos el editorial The Washington Post

Hay múltiples razones para celebrar la muerte de Osama Bin Laden en una incursión de las fuerzas especiales estadounidenses el domingo. Al-Qaeda ha perdido a su fundador y símbolo, si bien no su mando operativo. El principal artífice de los atentados del 11 de Septiembre ha recibido por fin justicia. Además, el mundo ha sido testigo de una formidable muestra de fortaleza por parte de las fuerzas militares y la Inteligencia estadounidense. El complejo de Bin Laden no fue localizado por un golpe de suerte ni por el vuelo de un vehículo no tripulado, sino a través de años de doloroso espionaje – parte de cuya información, desafortunadamente, podría haberse obtenido durante el desagradable interrogatorio de prisioneros en las “cárceles secretas” de la CIA. La incursión final en helicóptero de los Navy SEALs parece haber sido llevada a la práctica con maestría, sin bajas estadounidenses, una hazaña que podría hacer olvidar ciertos recuerdos de la fallida misión de rescate en Irán en 1980.

Al Presidente Obama, que supervisó de cerca los preparativos del ataque, le es reconocido el mérito de adelantarse por parte de ambos bandos en Washington; la operación brindó un infrecuente momento de celebración común y alivio en una América dividida.

Pero la importancia práctica de la incursión podría no alcanzar la de su resonancia moral y política. De hecho, la operación de Bin Laden podría
hasta agravar algunos de los problemas a los que se enfrenta Estados Unidos en el sur de Asia una década después del 11 de Septiembre. En primer lugar, no está claro en qué medida van a verse afectadas las operaciones de al-Qaeda a causa de la desaparición de su líder. Si, como muchos han concluido en los próximos años, Bin Laden no estaba directamente involucrado en la planificación y la ejecución de las operaciones terroristas, podría tener el mismo valor para al-Qaeda vivo o muerto. Como pueden dar fe los seguidores del Ché Guevara o de León Trotsky, los militantes muertos todavía saben inspirar, sobre todo si caen en manos de sus enemigos. Aunque es acosada por las operaciones de contraterrorismo, al-Qaeda sigue siendo una organización formidable con cientos de agentes en Pakistán y ramas operativas en Yemen, el norte de África y Europa. Podría ser más peligrosa en las próximas semanas y meses, cuando es probable que trate de vengar la muerte de su fundador.

El éxito del domingo también podría salir por la culata si hace que administración o Congreso lleguen a la conclusión de que Estados Unidos se
puede permitir ahora un rápido repliegue de Afganistán. Don Obama decidirá pronto la escala de las retiradas de efectivos proyectadas este verano; hay quien argumentará que el objetivo de la guerra de Afganistán – la derrota de al-Qaeda — se ha logrado. Pero al-Qaeda ya no es la única amenaza de la zona y ni siquiera la principal. También está el peligro directo de que los movimientos talibanes – que el lunes lloraban la muerte de Bin Laden — triunfen haciéndose con el control de Afganistán, Pakistán o los dos países.

Por último, los datos que salen del complejo de Bin Laden ponen de relieve el complejo desafío que plantea Pakistán. Formidables instalaciones
construidas en 2005, la mansión se encuentra en el seno de lo que viene a ser un barrio militar, cerca de la versión que tiene Pakistán de West Point. Los expertos en Pakistán afirman que es difícil saber si el ejército era conocedor del paradero; el asesor del contraterrorismo de la Casa Blanca John Brennan decía el lunes que “el emplazamiento plantea dudas”. Las autoridades paquistaníes han dado cobertura públicamente a la incursión protagonizada por fuerzas extranjeras en el corazón de su país, de la que no tuvieron ningún conocimiento de antemano. Pero la posibilidad de la complicidad paquistaní con Bin Laden no puede descartarse—ni ocultarse bajo la alfombra.

Editorial Estrella

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias