domingo, noviembre 27, 2022

Ana Rosa Quintana

Ana Rosa Quintana es una de las grandes comunicadoras de televisión que hay en España. Tal vez la primera. Pero la presión que le ocasionaba la posibilidad de perder esa primacía ante Mariló Montero ó Susana Griso la confundió. Porque lo suyo, por mucho que se empeñen, no fue un problema de libertad de expresión. Simplemente, se pasó de frenada. Siete u ocho pueblos. No supo ver que haciendo una rara entrevista a la mujer de Santiago del Valle, condenado por el asesinato de la niña Mari Luz Cortés (y que “todos querían hacer”, en sus propias palabras), estaba jugando con demasiadas cosas. Incluso, legales.

Porque, Ana Rosa, aquello no fue una exclusiva. Aquello fue una especie de entrevista despojo a una pobre mujer que, en aquel momento, hubiera sido capaz de acusar a cualquiera de la muerte de Manolete. Hablaba de forma sospechosa sobre un caso, prácticamente, sentenciado. Y esa sospecha ha causado tu imputación.

Es cierto que la televisión generalista en España está desmadrada. Sobre todo Tele5. Pero Sálvame, por ejemplo, no es más que una especie de reality show falso en el que los actores se autoalimentan de sí mismo. Un gallinero de gallos y gallinas descabezadas.

Pero tú, AR, debes aspirar a ser Oprah Winfrey.

Pinocchio

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias