miércoles, diciembre 7, 2022

La mitad más uno

Dicen los aludidos por los tintines de arrepentimiento de algunos terroristas que llaman a su puerta en busca de la reconciliación que, si es ése su deseo,  pidan el perdón público, ya que así fue como quitaron la vida a sus víctimas. La respuesta a tal suposición va dándose en cascada. La hermana de “Yoyes” (Dolores González Catarain), ex dirigente de ETA asesinada por la banda en 1986, el hijo del fiscal Luis Portero, asesinado en 2000, y en general y para todos los casos, la AVT, que pide que las cartas de arrepentimiento sean públicas como lo fueron los crímenes. Prosigue el escritor vasco Kirmen Uribe, premio nacional de narrativa 2009:  “La reconciliación en Euskadi exige reconocer lo que aquí ha pasado”.

Llueven, por el contrario, mensajes que miran hacia un futuro “con esperanza” y que promueven atemperar el pasado. “El 7 de febrero (día de la presentación de los estatutos de Sortu) fue el primer día de la paz en Euskadi”, afirma el presidente del PSE del País Vasco, Jesús Eguiguren. Es tal su convicción que sostiene que no es n cesario que la sucesora de Batasuna reniegue de su pasado. Estamos ante la esperanza “a la que tenemos derecho”, proclama el lehendakari del cambio, al apelar a un mantra establecido para poder alcanzar la libertad y a paz. Eguiguren va más lejos: “Aún reconociendo que se tenga que ser prudente (…) me parece mucho más irresponsable sembrar la discordia, el pesimismo, decir que todo es mentira, como se está haciendo por algunos sectores ”. Entre los no “esperanzados” con la nueva marca están las asociaciones de víctimas (la mayoría) y, salvo algunos, el PP. Ahora es el pesimismo el sentimiento proscrito como antes lo fue el “inmovilismo” ante el “algo se mueve” (en el mundo de ETA/Batasuna) en el campo nacionalista. Pero la esperanza no puede ser el salvoconducto para el olvido. 

Blindado el pacto vasco contra los huracanes de Madrid, el faisán y los rifirrafes entre Gobierno y oposición, una grieta se abre entre la ilusión y el escepticismo y en el perdón previo, cuando las armas no se han depuesto. Se corea que ETA está en su final.  Pero tal certeza no debe haber llegado a los jóvenes vascos quienes,  pese a mostrarse mayoritariamente a favor de las víctimas y contra la banda, la mitad más uno (el 51 por ciento) afirma que no quiere tener como vecinos a víctimas o a personas amenazadas por el terrorismo. Por si acaso. La prevención hacia ellas llega a ser más alta  que la que muestran hacia la vecindad con un toxicómano (48 por ciento)  o con quien tenga antecedentes penales (46 por ciento). Así se desprende del informe sociológico «Retratos de Juventud. Cultura democrática» elaborado a partir de 1.326 encuestas para el Observatorio Vasco de la Juventud, presentado recientemente en Bilbao.

Han pasado dos años del Gobierno de cambio y es hora de evaluaciones. Los que pusieron nota alta al ejecutivo en su primer aniversario la han rebajado, aunque mantienen el aprobado. De los otros, ni mencionar: lo habían suspendido ad initio. ¿Qué ha pasado? Reconocido el valor de los discursos que elogian la legalidad vigente y  la tolerancia cero contra el terrorismo (en los actos y en las calles) se echa en falta un proyecto de futuro. Otros dijeron antes: “falta pasión”,  cierta convicción en la idea de cambio, la que hizo posible la investidura de un lehendakari socialista con el apoyo del PP, los dos partidos a los que ETA quiso exterminar. Su “ensimismamiento monocolor” –como retrata el analista Kepa Aulestia- sin alianzas que comprometen, lastra su despegue y no rentabiliza el inmenso impacto de normalización del país.

El Gobierno. Como cuando la orquesta interpreta la melodía pero cede el diapasón y las notas desafinan. Es fácil levantar el tono pero mientras se oye la disonancia se agrian los sentidos y surge la pesadumbre. Es tan poco lo que falta y tanto lo que han hecho.  Y sin embargo.

Chelo Aparicio

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias