lunes, diciembre 5, 2022

Resistir y callar

Si el pasado lunes, día 4, las portadas de los periódicos coincidían en señalar al Presidente  como perdedor en la apuesta por la candidatura de los socialistas madrileños,  este lunes, día 11, en Moncloa no se recibieron buenas noticias. Dos periódicos –Público y La Razón–, de impronta ideológica bien diferente, coincidían, punto arriba, punto abajo, en algo que solo cabe calificarlo como de auténtico desastre electoral del PSOE. Ese desastre del que habló Barreda y que todos creen que es el horizonte más probable aunque no lleguen a verbalizarlo.

Antes estas perspectivas electorales, en las que además y por primera vez Zapatero es el líder peor valorado, con unos Presupuestos sin aprobar y con el calendario electoral abierto de par en par, el Presidente no tiene más opción que la de resistir y callar. En el PSOE hay tanto pánico como impaciencia. Pánico no solo por el desastre augurado, sino porque en estos momentos, y así lo admiten muchos,  “no hay donde mirar, no tenemos referente seguro”. La impaciencia es la manifestación lógica de este pánico, que lleva a muchos a pensar que Zapatero, cuanto antes, debe despejar que quiere “hacer con su vida, porque nos afecta a todos”.

Pero la agenda del Presidente está marcada por dos palabras: “resistir” y “callar”. Dada la situación, ¿tiene otra alternativa? La única posible sería la de un adelanto electoral, pero ésta que es la única posible es la única descartada de manera absoluta, tanto por el Presidente, como por la totalidad del PSOE. Otra hipótesis, de la que no quieren ni oír hablar ni sus más críticos, es que dimitiera y cediera los trastos a otro, tal y como hace unos meses le pidió Rajoy en el Congreso. Ante este panorama, en el que la realidad se le ha presentado ante sus ojos de forma devastadora,  sólo le queda “resistir” ante la desafección creciente de los ciudadanos y la inquietud de su propio partido.

Además, el Presidente resistirá en silencio. Una breve frase, una sola palabra pondría al PSOE patas arriba. Todos entrarían en resonancia y cuando un partido se quiere suicidar no tiene más que convertirse en un guirigay. El núcleo duro, los vips del partido y del Gobierno, han optado por el cinturón de seguridad en torno al Presidente. Entre estos vips siempre ha estado la ministra de Defensa, Carmen Chacón, que ella sí que tiene línea directa con Zapatero, además de unas extraordinarias –como pocas personas– relaciones personales con el jefe del Ejecutivo. Y  es significativo que en cuarenta y ocho horas, a la sombra de la Fiesta Nacional que hoy se celebra, haya dado dos entrevistas para hablar de política. Esta presencia, estudiada y premeditada, es buena prueba de esa estrategia de resistir y callar, de proteger y cuidar al líder. Hasta podría ser síntoma de que se comienza a preparar el futuro.

En el PSOE puede ocurrir como con el rescate de los treinta y tres mineros de Chile. Primero saldrán los más hábiles, luego los más débiles y por último los más fuertes. ¿Postzapaterismo? A cualquier cosa se le llama postzapaterismo. Cuando de verdad llegue, todo lo que vemos y oímos nos parecerán solo comentarios de pasillo.

Charo Zarzalejos

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias