sábado, diciembre 3, 2022

Rechazada en el Congreso la moción de UPyD para disolver los 42 ayuntamientos de ANV

El pleno comenzaba con debates técnicos sobre fiscalidad y otros sobre Juventud que no han motivado la presencia de sus señorías. Asuntos en los que se ha producido la habitual discrepancia sobre los efectos de rebajar los impuestos para la incentivación económica -que ha logrado una intervención apasionada de Ramón Jáuregui, en contra de hacerlo en tiempos de crisis- y sobre las medidas para impulsar las oportunidades para la Juventud, con el clásico choque de legitimidad entre la izquierda y derecha políticas.

Sólo la anunciada iniciativa de la diputada de UPyD, Rosa Díez, para disolver los 42 Ayuntamientos gobernados por la ilegalizada ANV, hizo que comenzara el goteo de entradas de diputados a la Cámara. Eran ya las siete de la tarde y la sesión cumplía tres horas. El presidente del Congreso, que había dejado a la Vicepresidenta de la Mesa la gestión de los turnos de palabra en los debates, volvió a su puesto al comienzo de la intervención de la parlamentaria de UPyD.

Rosa Díez subió a la tribuna a defender una moción para usar la ley «de manera recta y sin atajos» con el fin de que el Gobierno ponga en marcha «de inmediato» todos los instrumentos del Estado de Derecho que permitan desalojar a ANV de los 42 ayuntamientos en los que gobierna a través del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local. Al mismo tiempo, reclamaba que fueran las diputaciones forales las que gestionasen las cantidades que corresponden a esos municipios del fondo anticrisis de 8.000 millones. Díez quiso contraponer el argumento de que «no se pueden ilegalizar ideas» defendido por quienes están en contra de la Ley de Partidos, con el de que se trata de organizaciones «que forman parte de una banda que tiene como estrategia aniquilar la sociedad plural y democrática.

Los escaños del Gobierno, vacíos

En un discurso medido, aunque no exento de efusión, Diez se felicitó por los éxitos policiales y por la inclusión del PCTV y de ANV en la lista europea de terrorismo, pero resaltó la necesidad de corregir una situación «que nunca debió producirse». Lamentó la ausencia de miembros del Gobierno en un debate que afecta e interesa -aseguró- al conjunto de la ciudadanía. Minutos después del comienzo de su intervención se sentó en su escaño la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado.

El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, adujo motivos éticos, políticos, jurídicos «y de todo orden» para defender la disolución de estos consistorios y se cuestionó si existen razones electorales para no apoyar esta iniciativa. Y, tras avisar al PSOE de que «no caben medias tintas», se preguntó si el rechazo a esta iniciativa obedece a «razones electorales para manipular el terrorismo», un reproche que, según recordó, los socialistas lanzaban al PP en la pasada legislatura. Trillo avanzó su enmienda y su respaldo a la moción para aplicarla «de inmediato» e invitó al Gobierno a apoyarla «y aprovechar la oportunhidad de demostrar a todos que su rectificación de la política practicada en la pasada legislatura, y que nosotros apoyamos, es total y definitiva».

No valió el guiño final al Gobierno y al Grupo Socialista cuyo portavoz de Interior, Antonio Hernando, empleó un agrio discurso para rechazar la iniciativa. Hernando se dirigió a los diputados del PP para preguntarles «¿qué está pasando estos días para que sean tan desleales?». Se preguntó por qué UPyD y los populares plantean ahora esta exigencia «tras el asesinato de Ignacio Uría» y no antes, desde la sentencia del Supremo, hace 80 días.

Fueron duras palabras y algunas insinuaciones: «el peor tacticismo, la utilización pura y dura del terrorismo. Creíamos que habían bajado ustedes del monte», le espetó a los populares ante la revolución en los escaños, «pero observo con preocupación que cuando tienen problemas de oposición echan mano siempre del terrorismo». Hernando atribuyó «a los duros del PP» la postura del grupo. «A algunos les escuece él éxito antiterrorista», sugirió el portavoz socialista, que terminó así: «Señores diputados, no rompan ustedes el consenso que tanto ha costado alcanzar»

Luces y sombras

La sesión había sido larga y sólo logró la cohesión parlamentaria con la iniciativa para el Año Internacional de la Astronomía, aprobada por unanimidad, y que produjo frases celestes como la de «la belleza del cielo estrellado» de algún parlamentario. Fue la tregua que regresaría más tarde, antes de la votación de la moción sobre ANV, con la presencia de Alberto Ruiz Gallardón, quien presentó en el Congreso la candidatura olímpica de Madrid 2016, y que logró el aplauso de todos.

La votación sí conseguía llenar los escaños. Algunos socialistas y miembros del Gobierno que han estado ausentes del debate, como el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, entraban al hemiciclio para rechazar la moción. Quedaba patente la ruptura del criterio en la lucha antiterrorista que caracterizó la pasada legislatura, con la negociación del Gobierno con la banda.

Chelo Aparicio

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias