sábado, diciembre 3, 2022

Diccionario para comprender el siglo XX español

El Diccionario contiene 125 términos o «voces» ya asentadas en el lenguaje político actual. Conceptos como «liberalismo», «democracia», «nacionalismo», «socialista» o «constitución» junto a otras más recientes como «globalización», «consenso» o «ecologismo», entre otras. Los términos están ordenados alfabéticamente y el lector se orienta fácilmente en el lenguaje político y social.

Junto a los directores de la obra, autores de una treintena de conceptos, el Diccionario cuenta con la colaboración de más de cuarenta especialistas de reconocido prestigio como José Álvarez Junco,Joaquín Varela Suanzes, Andrés de Blas, Patxo Unzueta, Gregorio Peces Barba,Santos Juliá y la ministra de Educación, Mercedes Cabrera

La presentación en el Congreso fue una lección de lenguaje político. El propio presidente del Congreso, José Bono, así lo expuso y dejó patente que la casa de todos está abierta singularmente para estos expertos.

La lucha por las palabras. El sentido de las palabras

Jon Juaristi habló de semántica histórica e incluso de «revolución lingüística». Mencionó la equivocidad de las palabras, según su uso, y habló de una cierta desconfianza en el lenguaje político. Juaristi, autor de varios libros, entre ellos de «El linaje de Aitor» se confesó usuario de estos textos y evocó el primer tomo del diccionario político presentado por los mismos autores en el Senado en el año 2002.

Fusi fue más incisivo en la reflexión sobre el uso del lenguaje político y social y citó unas palabras de Ortega a Maeztu: «O es precisión, o es literatura, o se calla uno». Fusi elogió el trabajo de los historiadores, cuyo rigor lo contrapuso a la escasez de miras y a la «pésima» conceptualización que ha corrido en los debates más actuales, como el de la Memoria Histórica.

Recordó los tres viejos problemas de España, de democracia, atraso económico y organización territorial para enfocar la reflexión de la vida actual. Todos ellos destacaron el valor de la palabra. Fernández Sebastián aludió a la Constitución de Cádiz, «que no fue sólo política sino lingüística»; un instrumento que reflejó la lucha por las palabras, el sentido de las palabras, concluyó.

Chelo Aparicio

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias