miércoles, mayo 22, 2024
- Publicidad -

‘Tratamiento humanitario’ para Griñán, al contrario que Barberá, Viera o Zaplana

No te pierdas...

David Durán
David Durán
Periodista, escritor y comentarista, especializado en el motorsport y e-sports. Corresponsal en Andalucía para Estrella Digital.

El ex presidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán no entrará en prisión durante al menos cinco años más. Así lo ha dictado la Audiencia Provincial de Sevilla el pasado lunes 26 de junio después de numerosos informes médicos en el que narraban su condición de salud al padecer un cáncer de próstata que en teoría no ha remitido. Termina así la incertidumbre relacionada con el imputado de mayor nivel en el caso de los ERE en Andalucía, pesando sobre él todavía seis años y un día de prisión que no ha cumplido, al contrario que muchos implicados en esta trama.

Después de meses de idas y venidas entre la Audiencia de Sevilla e informes del IML (Instituto de Medicina Legal), el último informe sobre el que se basa esta decisión es el emitido el 6 de junio, cuando Griñán había completado todas sus sesiones de radioterapia debido al cáncer de próstata descubierto justo cuando se había ordenado su ingreso en prisión, evitando su castigo por malversación y prevaricación cuando estaba al frente de la Junta de Andalucía. Hasta el momento se ha confirmado que se malversaron unos 679 millones de euros de los cuáles solo se han podido recuperar poco más de 20 millones.

La suspensión de cinco años se debe al artículo 80.4 del Código Penal, en el que se detalla lo siguiente: «Los jueces y tribunales podrán otorgar la suspensión de cualquier pena impuesta sin sujeción a requisito alguno en el caso de que el penado esté aquejado de una enfermedad muy grave con padecimientos incurables.» A priori este es el caso de Griñán con su cáncer de próstata, habiendo aceptado días atrás la Fiscalía que el ex dirigente socialista no entrara en la cárcel.

Los informes médicos (dado que han sido necesarios dos informes para llegar a esta conclusión) afirman que, por el tratamiento de esta enfermedad incurable, no se aconseja la entrada en prisión de Griñán al no ser compatible su tratamiento con su estancia en la cárcel y el día a día que tendría que llevar dentro de los muros de la misma. En teoría, al menos. Es por ello que se ha optado por la suspensión, al menos hasta que remita el cáncer.

La Fiscalía ya emitió un informe el pasado miércoles 21 de junio, firmado por Juan Enrique Egocheaga Cabello y Manuel Fernández Guerra, en el cual afirmaban que no se oponían a la aplicación del artículo 80.4 del Código Penal citado, según se puede leer en Europa Press. Ya de antemano se había aplazado su entrada en prisión hasta que terminara su proceso de radioterapia y se emitiera el informe del IML.

En estos momentos Griñán ya tiene 77 años, de modo que hasta que no tenga los 82 años recién cumplidos en junio de 2028 no se podrá pedir por parte de la Justicia su ingreso en prisión. El mismo hecho de padecer cáncer de próstata llevaría a que, incluso en el supuesto de que entrara, podría pedir la libertad condicional antes de cumplir la condena de seis años y un día.

Desde que estallara el caso de corrupción de los ERE, el más grande de la historia de Andalucía y una mancha aún presente en el pasado de los socialistas en la comunidad autónoma, han pasado ya unos diez años. Pese a su avanzada edad, no hay límite de edad máximo dentro de la legislación española para residir en ‘chirona’, existiendo casos de reos con más de 90 años de edad.

Pp Eduardo Zaplana

El PP compara el caso de Griñán con el de Zaplana

Al conocerse la suspensión de la pena de cárcel de Griñán, algunos de los dirigentes del Partido Popular han reaccionado. Ha sido el caso de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid y unas de las mayores caras visibles del PP en España. Díaz Ayuso ha comparado el caso de Griñán con el de Eduardo Zaplana, ex presidente de la Comunidad Valenciana.

El que fuera, además de presidente de la Comunidad Valenciana, alcalde de Benidorm y ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en la etapa final del gobierno de José María Aznar (además de portavoz del Gobierno entre 2003 y 2004), fue detenido en mayo de 2018 por blanqueo de capitales, prevaricación y malversación de fondos públicos, delito fiscal, contrataciones fraudulentas y falsedad documental. Ahora bien, Zaplana padecía de leucemia desde varios años antes.

«Recuerdo ahora, hablando sobre el presidente Griñán y el trato humanitario que tiene que recibir, qué sucedió con Eduardo Zaplana cuando, sin juicio, fue tratado peor que una bestia y recibió sus sesiones de quimioterapia, salía de la cárcel sin juicio, esposado, y nadie, nunca, se puso en su lugar por razones humanas«, recordó Ayuso.

A causa de su leucemia Zaplana acabaría ingresado en el Hospital de la Fe. Ya entonces varias voces, como las del propio Aznar, Arnaldo Otegi o Ximo Puig, pedían que no volviera a prisión, uniéndose más tarde voces tanto del PP como del PSOE. Una vez se incautaron unos 6 millones de euros en Suiza, la gran mayoría a su nombre, Zaplana fue considerado de bajo riesgo de fuga y en febrero de 2019 fue puesto en libertad.

José Antonio Griñán Psoe Andalucía

Hay casos de cáncer y casos de cáncer entre los ERE

Quizás sea preciso recordar dos aspectos. En primer lugar, es cierto que el cáncer de próstata es una enfermedad incurable y Griñán tendrá que lidiar con complicaciones en su cuerpo hasta el resto de sus días. También es cierto que no se trata de una situación de vida o muerte – de hecho, no se trata de un cáncer que reduzca de manera dramática su esperanza de vida hasta segarla como ocurre con otros tipos de tumores o metástasis existentes.

En segundo lugar, ha habido otros implicados en el caso de los ERE que, al contrario que Griñán, sí que han acabado con sus huesos en la cárcel. Es el caso de Agustín Barberá, quien fuera viceconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía. En este caso la Fiscalía fue tan permisiva y Barberá, desde febrero de este año, está cumpliendo una condena de siete años en Puerto III (Cádiz) pese a que un tumor maligno está presente en su cuerpo desde 2011. También entró a principios de este año en la cárcel el ex consejero José Antonio Viera, también aquejado de cáncer.

Según se puede leer en The Objective, se produjeron unas 6.901 salidas de internos en prisión de España a centros de salud solo durante el año 2021. De todas ellas, 535 de estas salidas fueron expresamente para recibir sesiones de radioterapia, una fase del tratamiento que Griñán, supuestamente, ya ha completado.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -