domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

Google quiere ayudar a los europeos a manejar la Inteligencia Artificial

No te pierdas...

La Inteligencia Artificial (IA) lleva meses en el punto de mira de los líderes mundiales y los expertos, por los riesgos que puede suponer. Más allá de su capacidad para sustituir al ser humano en ciertas tareas, cada vez hay más voces que destacan que puede convertirse en una fuente de desigualdades. Porque hay personas que no tienen los recursos suficientes como para aprender a usar esta tecnología y sacarle partido.

Las propias empresas tech que están implicadas en el desarrollo de esta tecnología son conscientes de esa desigualdad, y algunas ya están empezando a tomar medidas. Una de las últimas en hacerlo ha sido Google, que ha anunciado una inversión de 25 millones de euros para ayudar a los europeos a aprender a utilizar la IA.

La iniciativa Oportunidades de IA para Europa

Esta medida tiene como objetivo proporcionar capacitación a los usuarios, para que la falta de recursos económicos no sea una traba que impida aprovechar al máximo todas las oportunidades laborales, formativas y económicas que se pueden derivar el uso de la Inteligencia Artificial.

Google está colaborando con los gobiernos de la Unión Europea, la sociedad civil, empresas y académicos para poder ofrecer capacitación avanzada en IA, orientándose especialmente hacia las comunidades vulnerables.

De la inversión total anunciada, 10 millones de euros se van a destinar a la formación de trabajadores en habilidades que les permitan sacar partido de la IA.

Este programa sigue la estela de la iniciativa “Crece con Google”, puesta en marcha en 2015, para aumentar las habilidades digitales entre los ciudadanos de la Unión Europea y acabar así con la brecha digital. En total, 12 millones de personas participaron de las acciones formativas puestas en marcha en aquel momento.

Además, la iniciativa Oportunidades de IA para Europa incluye una asociación con el Centro de Impacto Público. Que busca establecer acuerdos de colaboración con empresas sociales y organizaciones sin ánimo de lucro, que tengan su sede en la Unión Europea, y puedan encargarse de hacer llegar los programas de capacitación a quienes realmente los necesitan.

Adrian Brown, director ejecutivo del Centro para el Impacto Público, ha manifestado que: “la investigación muestra que los beneficios de la IA podrían agravar las desigualdades existentes, especialmente en términos de seguridad económica y empleo. Este nuevo programa ayudará a las personas de toda Europa a desarrollar sus conocimientos, habilidades y confianza en torno a la Inteligencia Artificial, garantizando que nadie se quede atrás”.

La IA empeorará la desigualdad general

Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), declaró recientemente que la IA supone un mayor riesgo de desigualdad dentro de la sociedad, y afectará de forma importante al empleo.

En las economías avanzadas, hasta un 60% de los puestos de trabajo pueden verse afectados por el avance de la IA. Un porcentaje que es más bajo en los países menos desarrollados, puesto que las posibilidades de acceder a esta tecnología están más limitadas. Esto podría suponer una brecha importante en el desarrollo, permitiendo a los países avanzados desarrollarse a un ritmo todavía más rápido del actual, en comparación con los países con menos índice de desarrollo.

En las economías avanzadas, los profesionales van a tener la oportunidad de formarse en IA y, por ello, podrán aumentar su productividad. Algo que redundará positivamente en su salario. Por el contrario, aquellos que no sean capaces de adaptarse, podrían quedar fuera del futuro escenario laboral.

Para el FMI, es esencial que los países establezcan redes integrales de seguridad y ofrezcan programas de reciclaje para que los trabajadores más vulnerables y con mayor riesgo de quedarse atrás no lo hagan.

Al margen de la desigualdad social, la IA también está generando importantes desigualdades en el mundo empresarial. A día de hoy, el sector tecnológico está ya dividido entre las compañías ricas en GPU y las pobres en GPU. Entre las que tienen suficiente liquidez y poder adquisitivo como para adquirir las tarjetas gráficas que son necesarias para desarrollar la IA (GPU) y las que no lo son.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -