miércoles, julio 24, 2024
- Publicidad -

Micron es la nueva «víctima» en el conflicto comercial entre Estados Unidos y China

No te pierdas...

Micron, empresa estadounidense especializada en la fabricación de microchips, ha sido vetada en China por el órgano regulador del ciberespacio chino. La decisión de las autoridades asiáticas ha hecho caer el valor de las acciones de Micron y crecer el de sus competidoras.

El veto a Micron es un paso más en el conflicto comercial que China y Estados Unidos mantienen desde hace años, y que en los últimos tiempos se ha centrado especialmente en el sector tecnológico.

Washington ha vetado a varias empresas tecnológicas chinas, y ha prohibido a sus ciudadanos prestar ayuda a la industria china de chips. Estos controles a la exportación buscan evitar que China pueda utilizar la tecnología estadounidense para desarrollar su capacidad militar.

Por su parte, China ha pasado al contraataque tomando la misma decisión respecto a empresas estadounidenses.

El veto a Micron

La Administración del Ciberespacio de China (CAC) comenzó hace unas semanas una revisión de seguridad en las importaciones de chips de Micron.

Tras el análisis, el organismo regulador ha señalado que estos productos tienen problemas graves de seguridad y que no han superado la revisión. En consecuencia, prohibe su comercialización en el país.

El informe no detalla cuáles son esos fallos críticos, algo que no ha sido bien acogido ni por Micron ni por las autoridades de Estados Unidos.

Sanjay Mehrotra, consejero delegado de Micron, ha manifestado que: «estamos evaluando la conclusión y valorando nuestros próximos pasos. Esperamos seguir manteniendo conversaciones con las autoridades chinas».

Por su parte, el portavoz del Departamento de Comercio de Estados Unidos ha expresado que: «nos oponemos firmemente a las restricciones que no tienen fundamento».

Impacto en la bolsa

La decisión de China ha tenido un importante efecto sobre la cotización de las acciones de las empresas dedicadas a la comercialización de microchips.

Nada más conocerse la noticia, las acciones de Micron perdieron un 4,6% de su valor. Por el contrario, las acciones de sus empresas rivales aumentaron su precio, puesto que ahora pueden asumir una mayor cuota de mercado.

De la guerra arancelaria a la guerra tecnológica

Tradicionalmente, la guerra comercial entre Estados Unidos y China se había basado en el establecimiento de aranceles mutuos.

En 2018, ambas economías estaban inmersas en una escalada proteccionista, y el presidente Trump agravó la situación al comenzar lo que se calificó como una guerra arancelaria. En algunos casos, los aranceles para las importaciones chinas llegaron a ser del 25%. Por su parte, China respondió con una medida equivalente.

Tras la llegada de Biden al poder en Estados Unidos, la que se está recrudeciendo especialmente es la guerra tecnológica. El objetivo es conseguir una mayor evolución tecnológica que China y, a la vez, evitar que esta pueda utilizar los avances conseguidos en Estados Unidos para aplicar esa tecnología con fines militares y económicos.

El origen del conflicto es tanto político como económico. China quiere mejorar su capacidad industrial y ganar enteros en la escala del valor añadido, tal y como establece su plan Made in China 2025. El país asiático quiere dejar de ser la «fábrica del mundo» y priorizar su demanda interna como elemento clave para su crecimiento económico. Todo ello a fin de ser más independiente desde el punto de vista tecnológico y económico.

La deriva de China en política exterior preocupa a nivel internacional, y privar al país de autonomía tecnológica se ha convertido en uno de los objetivos de Estados Unidos. De hecho, la guerra tecnológica no es algo tan novedoso como se cree, puesto que desde 2010 (durante la presidencia de Obama) se vienen tomando medidas para frenar las intenciones chinas.

Con Biden en la presidencia, el proteccionismo arancelario y las sanciones a China se han mantenido y hasta intensificado. Para Estados Unidos, evitar el avance tecnológico de China es una cuestión de seguridad nacional.

Por su parte, China ha demostrado estar dispuesta a dar respuesta a todas las medidas que se tomen frente a ella, y el veto de Micron es solo una más de esas respuestas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -