lunes, abril 15, 2024
- Publicidad -

Las startups mueven su dinero tras la quiebra del SVB

No te pierdas...

La quiebra del Silicon Valley Bank (SVB) ha tenido importantes consecuencias en la economía a nivel mundial, haciendo resurgir una incertidumbre que no se vivía en los mercados desde la crisis financiera de 2008.

Las más afectadas por la desaparición de SVB (la entidad está ahora a la venta) han sido las startups, ya que estas conformaban la mayor parte de su clientela. Tanto, que una parte del problema de este banco ha sido que llegó un momento en que tenía más depósitos que préstamos concedidos, lo que le acababa provocando grandes pérdidas.

El Silicon Valley Bank estaba considerado como un banco muy seguro, y las startups que operan en el epicentro del desarrollo tecnológico a nivel mundial no dudaban en depositar allí el dinero que obtenían a través de las diferentes rondas de financiación.

Los movimientos de dinero que están llevando ahora a cabo estas empresas, ponen de manifiesto que quizá la forma que tenían las startups de guardar su dinero haya cambiado para siempre y de manera radical.

Los fondos estaban garantizados

El domingo 12 de marzo el SVB fue intervenido ante la rápida fuga de capitales que estaba experimentando, lo que llevó a sus acciones a depreciarse un 60%. Desde el primer momento, las autoridades del Tesoro estadounidense hicieron un llamamiento a la calma, asegurando que los depósitos estaban garantizados.

El lunes 13 los depositantes pudieron acceder a sus fondos, pero esto les planteaba el nuevo problema de qué hacer con su dinero, porque necesitaban depositarlo rápidamente en otra entidad en la que pudiera estar seguro.

Un sistema basado en la exclusividad

Las startups no son empresas al uso, y tampoco lo es su forma de gestionar el dinero. Mientras que las empresas tradicionales siempre han abogado por dividir sus fondos entre diferentes entidades bancarias, a fin de minimizar el riesgo, las startups no operan así, o al menos no lo hacían hasta la semana pasada.

En el caso de SVB, existían cláusulas de exclusividad para algunos clientes, de manera que estos debían contar con esta entidad para la mayoría o una gran parte de los servicios bancarios que necesitaban para su operativa. A efectos prácticos, muchas de las startups clientes del SVB tenían allí depositado todo o casi todo su dinero.

Cambio de corriente en el ecosistema tecnológico

Los acontecimientos de los últimos días han hecho tambalearse el ecosistema tecnológico, lo que ha llevado a muchas compañías a sumarse a la fórmula tradicional de gestión de los fondos que aplican la mayoría de las empresas: repartir su dinero entre varias entidades.

Los expertos afirman que será muy raro que, de aquí al futuro, los consejos de administración de las startups permitan de nuevo que todo su dinero esté depositado en un único banco.

Esta semana ha sido de actividad frenética en los departamentos de contabilidad de las startups, ya que muchas han optado por abrir diferentes cuentas y repartir los fondos de manera estratégica entre ellas.

Aunque sigue habiendo entidades bancarias muy ligadas al sector tecnológico y las startups, algunas de las empresas unicornio han girado su vista hacia las entidades bancarias más tradicionales y solventes.

Los cuatro grandes bancos de Estados Unidos (JP Morgan, Wells Fargo, Bank of America y Citigroup) han sido los grandes beneficiados de esta crisis, ya que una buena parte de los fondos de las startups han ido a parar a ellos.

Los neobancos como Brex también están en el punto de mira de las startups para depositar sus fondos, pero los especialistas creen que la mayoría de estas empresas van a optar por una estrategia de diversificación que combinará bancos tradicionales con neobancos, aunque la mayoría de los fondos se mantendrán en entidades sólidas de la banca tradicional.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -