martes, marzo 5, 2024
- Publicidad -

Iberia-Air Europa: Bruselas decidirá si permite a España jugar en la Champions

No te pierdas...

Fuentes financieras consideran que la fusión entre ambas aerolíneas podría impulsar a Madrid como el gran eje de conexión entre América Latina y Europa

El peligro de que Iberia y Air Europa acaben bajo el paraguas del holding aeronaútico IAG con sede en Londres y Madrid inquieta a las autoridades de competencia europeas por convertirse en un gran conglomerado con más de 5.000 millones de euros en ingresos si tomáramos en consideración los datos de facturación de ambas firmas en 2022.

Y es que por las magnitudes del acuerdo que se acaba de cerrar, la tramitación de esta adquisición caerá en manos de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea después de que el pasado 23 de febrero, la firma hispano-británica y Globalia pactaran un precio de un precio de 400 millones de euros por el 80% de Air Europa que todavía no controla la matriz de Iberia: se pagarán 300 millones en metálico y 100 millones en acciones de IAG.

Este es el contexto en el que se perfilan los últimos flecos del pacto que busca ahora la autorización de las autoridades antimonopolio centradas en velar porque en las rutas donde solo operan ambas aerolíneas pueda seguir existiendo competencia.  

Aterrizar los miedos

De hecho, tal es la preocupación de ambas compañías por esta pata de la compra que IAG se obligó a indemnizar a Globalia con 50 millones de euros si el grupo daba marcha atrás o si en el plazo de dos años el holding había sido incapaz de obtener las autorizaciones pertinentes de los diferentes órganos implicados.

Para aterrizar las magnitudes e implicaciones reales que tiene el Ejecutivo Comunitario por este acuerdo es que la inminente negativa de Bruselas fue el problema que se presentó y dinamitó el prime intento de fusión en diciembre de 2021 cuando la Comisaría de Competencia alegó que provocaría problemas para la competencia en algunas de las rutas nacionales con el consiguiente perjuicio para los consumidores españoles.

El número de rutas será importante porque es aquí donde Iberia deberá vender o traspasar algunas conexiones ya sea de forma anticipada o por indicación de las autoridades de competencia.

El truco de los números

Por cuentas y facturación también existen miedos por las suspicacias que se puedan levantar en los despachos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Una se centra en la la facturación global de las empresas que participen en la compra y donde preocupa que supere los 5.000 millones de euros y que al menos dos compañías ingresen más de 250 millones al año. 

Solo Iberia, según los últimos resultados anuales de IAG, facturó 5.511 millones en 2022. Air Europa preveía superar los 2.000 millones.  El truco está en dónde se factura ya que los tratados comunitarios dejan entrever la posibilidad de que se levante la mano si cada una de las dos firmas obtiene más de dos tercios de sus ingresos en la Unión Europea en el mismo Estado miembro del club comunitario.

Con este calendario

La compra en los despachos de Bruselas está pautada por el calendario que contempla dos fases.  En la primera, el comisaría de Magrethe Vestager dispone de 25 días laborables para examinar el caso.  Nueve de cada diez se resuelven en este momento de estudio en el que se pide información a las compañías y terceros para valorar la idoneidad de la adquisición.  Competencia puede entonces aprobar el expediente sin condiciones o sujeto al cumplimiento de compromisos de desinversión o traspaso de activos.

En caso de necesitar más estudio, se pasa a una segunda fase con un examen más detallado y para el que las autoridades se dan 90 días laborables.

A pesar de todo, la decisión última se puede recurrir ante el Tribunal General de la Unión Europea y alargar estos plazos entre las decisiones de los magistrados.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -