martes, marzo 5, 2024
- Publicidad -

Sainz pone fin a la racha de Red Bull con su segunda victoria en F1

Carlos Sainz ha puesto fin a la racha de Red Bull con una merecida y trabajada victoria en las calles de Singapur. Norris y Hamilton han completado el podio. Alonso, en un domingo para olvidar, ha sido último.

No te pierdas...

Ángela Merino
Ángela Merino
Periodista y comunicadora. Me apasiona contar las historias que ocurren a mi alrededor, mi punto débil es el automovilismo y estoy convencida de que una línea de meta solo es el inicio de una nueva carrera. [email protected]

Carlos Sainz ha dominado de principio a fin el Gran Premio de Singapur y ha hecho un fin de semana perfecto para conseguir su segunda victoria en Fórmula 1 y la primera de Ferrari desde Austria 2022. El piloto madrileño ha tenido un final de carrera bastante intenso, pero lo ha gestionado perfectamente para llevar el himno español al cajón más alto del circuito de Marina Bay. Lando Norris y Lewis Hamilton le han acompañado en el podio, mientras que Fernando Alonso ha sido último en una carrera para olvidar.

Sainz consiguió la Pole en el día de ayer, la segunda consecutiva, y en la salida ha conseguido mantenerla de forma espectacular. Mantuvo a raya a George Russell e incluso Charles Leclerc —con neumáticos blandos— superó al de Mercedes. Lewis Hamilton se saltó la primera curva y regresó a pista tercero, por delante de su compañero de equipo, pero se vio obligado a devolverle la posición.

También ganó una posición con Lando Norris al saltarse la curva y finalmente también terminó devolviéndosela para evitar una penalización. Por lo demás, la salida fue bastante limpia. Fernando Alonso ‘escaló’ una plaza y se puso sexto, a la estela de Hamilton cuando volvió a su posición original. La carrera terminó de forma precipitada para Yuki Tsunoda, que se tocó en la primera curva con Sergio Pérez y se vio obligado a aparcar su AlphaTauri en una escapatoria.

Por delante, Sainz lideraba cómodamente, pero a un ritmo bastante lento y con vuelta rápida incluida. A Leclerc le decían por radio que el ‘target’ con Sainz era de tres segundos, un mensaje sobre su estrategia al ir con neumáticos blandos y la mayoría de la parrilla —incluido Carlos— con medios. El monegasco se quejaba de que su compañero de equipo estaba rodando bastante lento y le pedían que aumentara la distancia a tres segundos para tener aire limpio y no castigar los neumáticos. Sin embargo, se quejaba de que eso le ponía en una situación de riesgo.

No parecía así, pues por detrás rodaban Russell, Norris y Hamilton envueltos en su propia pelea, aunque sin lanzarse ataques. Hacia la vuelta 19, Sainz metió una marcha más y cambió el ritmo. Pero justo después llegó un giro de teatro.

Logan Sargeant se fue contra el muro y provocó una breve bandera amarilla. El piloto de Williams sacó el coche de ahí, pero tenía el alerón delantero colgando debajo del coche y dejó muchos trozos de fibra de carbono por la pista. Dirección de Carrera tardó bastante, pero terminaron sacando el Safety Car para adelantar el paso por boxes.

Todos entraron para montar los neumáticos duros, pero los Red Bull y Bottas. Ellos habían salido con la goma blanca y era demasiado pronto para montar los medios, por lo que se quedaron en las primeras posiciones, pero sin parar. El que sí perdió varias plazas fue Leclerc por una parada lenta a consecuencia del tráfico. Mientras Sainz volvió a a la carrera al frente, el monegasco era sexto —cuarto virtual por los dos Red Bull—.

La estrategia a partir de ahora era mantener la parrilla bastante compacta, como le decían a Sainz por radio. Cuando se marchó el coche de seguridad, comenzaron las peleas entre los Red Bull, los Mercedes, Norris, Leclerc e incluso Alonso también se sumó por detrás. Y precisamente al español de Aston Martin le metieron cinco segundos de sanción por pasarse de frenada al inicio del carril de boxes. Sin embargo, esa misma acción ya fue castigada con una bandera blanca y negra en los libres. Además, no ganó tiempo, sino que lo perdió.

Norris, Hamilton y Leclerc superaron a los dos Red Bull, que cayeron a la sexta y séptima posición. Por detrás, Alonso también quería adelantar a Pérez, aunque tenía a Ocon por detrás acechando. Por delante, no había muchas preocupaciones por los neumáticos. Como Russell decía por radio, Sainz estaba gestionando bastante bien el ritmo y manteniendo el paquete bastante compacto. Sin embargo, el de Mercedes lanzaba su primera declaración de intenciones: «Quiero ir a por esta victoria».

Por detrás, Alonso se tiró hacia la vuelta 39 a adelantar a Pérez, sin contar con que Ocon —que se crece bastante con el español— venía por detrás. Los tres protagonizaron una intensa pelea rueda a rueda por la séptima posición durante varias vueltas, que terminó con Esteban por delante de Fernando.

Los dos Red Bull entraron en boxes porque ya estaban sufriendo mucho con sus neumáticos y volvieron casi en las últimas posiciones de la parrilla. Y cuando menos lo esperábamos, la carrera volvio a dar un giro de guion que esta vez revolucionó menos la parrilla. Ocon se quedó parado en la pista por un problema mecánico, previsiblemente en la caja de cambios, y provocó la salida del Virtual Safety Car.

Muchos equipos empezaron a prepararse en la calle de boxes, pero en su mayoría era teatro. No lo fue para los hombres de Mercedes, que hicieron un doble pit-stop con Russell y Hamilton para montar neumáticos medios y tener alguna oportunidad en la recta final de la carrera. Alonso también paró, cumplió su penalización de cinco segundos y volvió a la pista con neumáticos blandos, aunque después de una parada lentísima de 25 segundos.

Poco después, ya bajo bandera verde, Alonso se pasó de frenada y se fue a la escapatoria. Pudo volver a la pista, aunque lo hizo en la última posición en un domingo que fue cuesta abajo para él. Por delante, los Mercedes comenzaron a apretar y Ferrari le pedía a Carlos que aumentase el ritmo hasta el final de la carrera.

Russell llegó a Leclerc —tercero— en la vuelta 54 y apenas tardó unas curvas en pasarle. Hamilton hizo lo propio por detrás y ahí comenzó la ‘cabalgada’ hacia la victoria. George tenía por delante a Norris antes de llegar a Sainz, lo que obligó a todos los equipos a monitorizar al máximo las distancias y los tiempos de sus rivales.

Russell llegó a Norris a falta de cuatro vueltas para el final y Sainz, a propósito, se mantuvo en zona de DRS con el piloto de McLaren para ‘ayudarle’. Los cuatro primeros trazaron las últimas vueltas completamente pegados y con apenas unos segundos de diferencia entre ambos. Russell estuvo cerca de adelantar a Norris, hasta que en las últimas curvas rozó el muro, se fue largo y terminó contra el muro. Como consecuencia, Hamilton ‘heredó’ ese último escalón del podio y por delante tanto Sainz como Norris mantuvieron sus posiciones.

Así, Sainz ha conseguido una importante victoria después de un fin de semana en el que lo ha hecho todo bien. Ha gestionado perfectamente el ritmo y ha controlado la carrera de principio a fin para lograr una merecida segunda victoria en Fórmula 1. Norris y Hamilton han completado el podio, seguidos de Leclerc, Verstappen, Gasly, Piastri, Pérez, Lawson y Magnussen. Alonso, en un domingo para olvidar, ha terminado último.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -