Lunes 16.07.2018

Cazadores: ¿Por qué no queréis que la ley proteja del maltrato a vuestros perros?

Perros que pasan 20 horas al día encerrados en jaulas. Solos. A los que sus dueños van a ver únicamente para darles de comer y beber. Que son entrenados en ocasiones atados a vehículos. Que cuando ya no sirven para su cometido son sacrificados o abandonados a su suerte. Eso es lo que ocurre en nuestro país con los llamados perros de caza. Una situación calamitosa que casi ninguna administración persigue. Pero ahora, además, comunidades como las de Valencia y Castilla La Mancha preparan una Ley llamada “de Bienestar, Protección y Defensa de los animales”, de la que específicamente excluyen a los perros de caza durante las cacerías, debido a las presiones de los colectivos de cazadores. Los perros de caza no son perros de segunda ni objetos de usar y tirar. Tienen los mismos derechos. El resto es discriminación animal. Absurda, injusta e ilegal.  

Varias asociaciones en defensa de los animales han comenzado una campaña para exigir la retirada del borrador de esta ley. Pero, ¿qué significaría en la práctica? ¿Por qué quieren los cazadores que sus perros no estén protegidos? Para los colectivos de defensa animal, así se permite “la agresión a los mismos, el suministro de sustancias que les causan sufrimiento, que se les entrene atados a vehículos, atentando contra su vida y su integridad física y psicológica”.

En teoría, la ley sólo retira la protección durante las cacerías, porque estos perros se enfrentan a riesgos que estarían prohibidos por ley. “Si se aprueba esta ley, un cazador podría pegarle al perro durante la cacería. O dejarlo durante diez horas atado a un árbol. O pegarle un tiro…”, asegura Arancha Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid. Añade Sanz que esta legislación les permitiría hacer todo lo que es ilegal hacer con un perro en un parque o en una casa.

Y lo que más temen las asociaciones es que la impunidad vaya más allá de las cacerías. “Muchos de estos perros ya viven en zulos cuando no están cazando. Los entrenan salvajemente. Los remolcan hacinados. Y algunos son cruces con Perros de razas Potencialmente Peligrosas (PPP), que en teoría sólo pueden ir atados y con bozal”. Y su final es terrible. “Acaban atropellados, mueren con lesiones graves o les pegan un tiro. Otras veces los abandonan y se convierten en perros asilvestrados, a los que matan en batidas, a veces organizadas por los cotos de caza”, asegura.   

Para Sanz, en la práctica, si se aprueba esta Ley se redobla la impunidad. Supone decir: “tenéis barra libre, cazadores. Es lamentable que a estas alturas se intente, con tanto descaro, proteger al colectivo cazador desprotegiendo a los animales en una ley llamada de protección animal. Paradojas de la vida...”.

Este es el momento de impedirlo.

Cazadores: ¿Por qué no queréis que la ley proteja del maltrato a vuestros perros?

Comentarios