martes 22/9/20
Lo pagó caro

Un colaborador de Sálvame escondía drogas en el programa

El presentador, Jorge Javier Vázquez, precisa que "está prohibido llevarlas"

Jordi Martín, junto a Lydia Lozano y Kiko Matamoros.
Jordi Martín, junto a Lydia Lozano y Kiko Matamoros.

Definitivamente lo que no pase en Sálvame no pasa en ningún otro programa de televisión. En esta ocasión ha sido Jordi Martín el que ha dado un paso más al confesar no sólo su adicción al consumo de drogas sino que incluso guardaba algunas de estas en el propio espacio de Telecinco.

Así lo reconoció en Sábado Deluxe, donde llegó a precisar que dicha adicción se había descontrolado hasta nieles insospechados que le llevaron a intentar poner remedio a la situación, "tuve que internarme en un centro porque la situación era muy delicada, fue en Ibiza". 

El colaborador de Cazamariposas recordó que en aquel entonces estaba trabajando para otra agencia y todo se le fue de las manos hasta el punto de que "tuvieron que venir los dueños de la agencia ponerme un avión y llevarme a Barcelona". Aquel internamiento duró nada menos que ocho meses, aunque por lo que parece no fue el tiempo necesario ya que indicó que "tuve pequeñas recaídas, el adicto es adicto para siempre".

Aquella adicción fue la culpable de su expulsión de Sálvame Snow Week, aunque él dijo entenderlo porque "lo que me paso fue una situación en la que directores dieron la cara por mí. Me dieron la oportunidad y yo la desaproveché".

El propio presentador del programa, Jorge Javier Vázquez, puntualizó que "estaba prohibido llevar drogas", algo que confirmó el propio Jordi Martín, que también desveló que él sí las tenía en el programa, pero que estaban escondidas. Según él, los directores del programa sospechaban que el extraño comportamiento que estaba teniendo podría deberse al consumo de estupefacientes y quisieron hablar con el colaborador en privado. 

Pese a ello, Jordi subrayó que "les mentí, mi comportamiento era ridículo y catastrófico", así como que incluso tuvo varias disputas con sus compañeros, llegando hasta a desnudarse completamente ante las cámaras por los efectos de las drogas. Pese a ese irregular comportamiento, el colaborador destacó que el programa le prometió volver a llamarle si se recuperaba de su adicción, y que así lo habían hecho, por lo que afirmó que "es algo que se lo agradeceré toda mi vida".

Comentarios