Martes 16.10.2018
Protegerse frente a ataques

Sobre WhatsApp, espionaje y seguridad

El aumento de las comunicaciones online hace que la seguridad en las redes sea un factor de gran importancia

El uso de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea está tan generalizado hoy, que prácticamente podemos asegurar que nadie puede comunicarse de otra manera. Esto en sí es una gran ventaja, ya que nos acerca a nuestros contactos en cualquier momento y lugar. Aunque también supone cierto riesgo que se debe vigilar.

Aplicaciones para espiar WhatsApp

De todas las apps para enviar mensajes en tiempo real y tener conversaciones, WhatsApp es sin lugar a dudas la más conocida. Por eso no es de extrañar que haya gente interesada en espiar conversaciones. Personas que sospechan que su pareja le es infiel, padres interesados en saber con quién hablan su hijos o empresarios que quieren asegurarse de que sus empleados no se comunican con la competencia hace que muchos recurran a aplicaciones para espiar, aunque no todas funcionan, como es el caso de espiarwapp, de la que muchos usuarios se quejan.

Este tipo de aplicaciones funcionan explotando alguna vulnerabilidad, que permite acceder al programa y revisar todas las conversaciones. Sin embargo, algunas de ellas esconden riesgos incluso para quien las usa, ya que bajo la apariencia de una aplicación de espionaje en realidad lo que se oculta es un programa para robar los datos de los usuarios. En cierto sentido es la historia del cazador cazado.

La cuestión ética y moral

Más allá de la seguridad en sí de estos programas, siempre que se habla de espionaje llega la polémica sobre quién tiene derecho a leer los mensajes de otros. Que sea tan sencillo como descargar WhatsApp Sniffer apk y seleccionar a la persona que se quiere monitorizar no significa que cualquiera pueda hacerlo. Sobre todo ahora que la privacidad es una cuestión que se está regulando incluso por ley.

Hay quien utiliza estos programas para recuperar conversaciones de sus propios teléfonos, o padres con hijos menores de edad que quieren asegurarse de que están protegidos. Esta práctica no se considera fuera de ética, pero sí el hecho de espiar a un adulto.

Detectando intrusos en nuestras redes

La preocupación por que alguien pueda entrar en nuestras cuentas hace que se busquen formas de protegerse frente a posibles ataques. No solo en estas aplicaciones o nuestros perfiles de redes sociales, cuentas de correo, etc. También preocupa que nuestra conexión a Internet sea interceptada por terceros y se aprovechen de ella para realizar acciones poco lícitas. O incluso para recopilar información de nuestros equipos con el riesgo que esto supone. En websec.es puedes encontrar mucha información acerca de cómo identificar los riesgos a los que nos exponemos, así como consejos para protegernos de ellos.

También en redes sociales

Si las aplicaciones de mensajería están en el punto de mira de muchos espías, las redes sociales no le van a la zaga. El auge de estas lleva a muchos usuarios a buscar las mejores frases originales para Instagram, los vídeos más virales de Youtube y otras formas de conseguir relevancia en el mundo online. Aunque en muchas ocasiones esta relevancia hace que algunos se fijen en estas cuentas y traten de aprovecharse de esta fama para colar mensajes o incluso hacerse con el control de la cuenta. A veces para pedir un rescate y otras para suplantar la identidad de alguien y conseguir determinadas cosas.

Lo cierto es que no se puede garantizar la seguridad al 100%, ya que todo programa tiene algún defecto que tarde o temprano alguien consigue identificar. Si son los responsables de este, trabajarán para solucionarlo cuanto antes. En el caso de otro tipo de personas, harán lo posible por explotarlo durante el máximo de tiempo posible para obedecer a sus fines.