Lunes 10.12.2018
Crimen pasional

Treinta puñaladas a su novio por celos: "Mamá: ni para mí ni para la otra"

Ana María García, de 28 años, vecina de Lugones, ha sido detenida por el homicidio de su pareja, Miguel Ángel, de 56 años. Le dio treinta puñaladas. Poco antes una ex novia lo había llamado por teléfono y eso habría provocado los celos de la mujer, según los testigos

Ana María García Hevia, la detenida, y Miguel Angel Suárez Menéndez, el fallecido asesinado por su pareja.
Ana María García Hevia, la detenida, y Miguel Angel Suárez Menéndez, el fallecido asesinado por su pareja.

"Mamá, ni para mí ni para la otra. Yo voy para la cárcel pero voy tranquila", aseguran los vecinos de la familia que le dijo Ana María a su madre tras cometer el crimen. Los celos podrían ser el móvil de este crimen, según la madre de la joven detenida. Ana María y su pareja Miguel Ángel estaban en casa de los padres de ella cuando el hombre recibió la llamada de una ex pareja. Eso provocó una discusión entre ambos y Ana María, supuestamente, cogió un cuchillo y lo mató. 

Tras el crimen, la chica habría ido al dormitorio de su madre a contárselo todo. "Yo estaba en la cama. Cuando me levanté ya estaba hecho”, ha contado Belén Hevia, la madre, a los periodistas. La mujer lloraba al relatarlo. Una amiga de Belén asegura que la madre le ha contado que "había llamado la otra chica que andaba con él, se cabreó y riñeron. Y se ensañó. Le dio muchísimas puñaladas".

Tras ser alertados los servicios de emergencia, hasta el lugar del crimen se desplazó de madrugada personal sanitario del 112 Asturias y agentes de la Policía Nacional que, tras inspeccionar la vivienda, procedieron a la detención de la mujer.

A lo largo de la mañana, agentes de la Policía Científica se desplazaron a la vivienda y sus inmediaciones en busca de pruebas y del arma del crimen. El cadáver fue trasladado esta mañana al Instituto de Medicina Legal de Asturias, donde le será practicada la autopsia, mientras que la presunta homicida ha sido conducida a dependencias policiales y se encuentra a la espera de pasar a disposición judicial.