viernes 20.09.2019
NUEVA SECCIÓN 'BELLEZA Y ESTILO'

Cómo cambiar de crema en primavera

Los secretos de las 'top' de todas las edades para preparar el cutis para recibir los primeros rayos de sol, evitar la irritación cutánea y ayudar a la renovación celular

Con la llegada de la primavera, las pieles reactivas generalmente se alteran. | Biotherm
Con la llegada de la primavera, las pieles reactivas generalmente se alteran. | Biotherm

¿Cuál es el secreto del glow natural de las 'top' Gigi Hadid o Christy Turlington? Tengan 20 o 40 años, modelos de todas las edades están haciendo caso de los consejos de dermatólogos y esteticistas y actualizan su régimen de tratamientos con la llegada de una nueva estación. Si en invierno hay que mantener a raya la deshidratación y proteger la piel ante los cambios bruscos de temperatura, en primavera conviene preparar el cutis para recibir los primeros rayos de sol, evitar la irritación cutánea y ayudar a la renovación celular.

Limpieza, hidratación, protección solar y nutrición... Seguir una rutina de belleza de forma constante es clave para mantener una piel bonita. Sin embargo, si deseas que su aspecto sea espectacular, conviene realizar pequeños ajustes. Desde la hidratante a la mascarilla, pasando por los 'peelings', e incluso el maquillaje, todo se revisa y se adapta a la nueva situación climática. Con la llegada del calor se aligeran las texturas de las cremas y se añaden algunos ingredientes a las nuevas fórmulas. Según los expertos, esta transición debe hacerse como mínimo dos veces al año, mucho mejor si coincide con el cambio de temporada.

Numerosos factores pueden alterar el aspecto de la piel en primavera. Durante los primeros días de exposición solar, está menos preparada y más vulnerable, y suelen darse alergias solares. Por otro lado, la temperatura y humedad del ambiente aumentan y causan problemas en las pieles grasas. Y, además, las alergias que provocan irritación e hipersensibilidad. El resultado es un cutis con estrés, poco confortable y vulnerable al foto envejecimiento.

Desde el centro de medicina estética y tratamientos de belleza Felicidad Carrera de Madrid (teléfono 91 4351724) nos dan las claves para mantener el cutis protegido, terso y luminoso. “Lo que debemos tener en cuenta es que con la llegada de la primavera las pieles reactivas generalmente se alteran más, y es necesario prestarles más atención y cuidados especiales con productos específicos para pieles sensibles. También es importante tener en cuenta que llegan los meses de sol y tenemos que potenciar la protección y el aporte de sustancias antioxidantes a nuestra piel como las vitaminas C y E, el picnogenol, el resveratrol, la coenzima Q10, retinol, polifenoles, flavonoides,... . Seguimos necesitando hidratación, pero no tanta nutrición como en invierno, y cremas con texturas menos untuosas“.

Usa siempre protección solar. La Academia Española de Dermatología recomienda usar SPF 30 o más alta todos los días del año. Si tu crema hidratante no lleva SPF 30, extiende una capa extra de protector solar después de tu crema facial. También es importante ayudar a la piel a "fabricar melanina” tomando suplementos nutricionales con carotenoides.

Elige cosméticos suaves e hipoalergénicos que mantengan el equilibrio cutáneo. Algunos expertos recomiendan tener cuidado con los tratamientos que se utilizan en invierno, pues los hay que pueden causar irritación en las pieles sensibles y no es aconsejable usarlos si nos exponemos al sol, como es el caso de los retinoides, usados entre otras cosas para reducir poros y aclarar manchas. No los elimines, pero sí reduce su uso y llévalos siempre con protección solar alta. Para tu hidratación diaria, escoge cremas de textura más ligera que las empleadas en invierno, que contengan un cóctel de antioxidantes y vitaminas para fortalecer y proteger la barrera cutánea. Las pieles grasas suelen presentar más problemas en esta estación al aumentar la temperatura, los poros se dilatan y aparecen brillos indeseados. Incide en la limpieza y aplica hidratantes libres de aceites. Una vez a la semana aplica mascarillas antiimpurezas.

Por último, apúntate al 'Peel-off'. La exfoliación una o dos veces a la semana es un 'must' durante la primavera y el verano. ¿El resultado? Un cutis suave, liso y lleno de luz. Si durante los meses fríos no es aconsejable hacerlo, -la piel está más sensible y no tolera ningún tipo de exfoliación-, ahora es el mejor momento para usar 'peelings' o ácidos, exfoliación manual o Clarisonic para retirar las células muertas que apagan el tono de la tez y ayudar a la regeneración cutánea. Pero cuidado, hazlo siempre de forma delicada para que no elimine los hidratantes naturales de la piel.

Comentarios