sábado 17/4/21

Estrella Digital

Wimbledon 2016

Djokovic quiere hundir las esperanzas de Nadal y Federer

El serbio buscará su cuarto entorchado en Londres y su decimotercer grand slam. Se situaría a uno del español, y a tres del suizo, que ven amenazado su lugar en la historia del tenis. Murray se erige como la única oposición firme al vigente campeón

djokovic
Novak Djokovic.

Este lunes arrancará la acción en el All England Club, el escenario más ilustre del circuito. Los jugadores ya han preparado su indumentaria blanca para posarse sobre el limpio césped londinense, que se degradará con el transcurso de los partidos. Novak Djokovic se erige como el principal candidato al triunfo, con la oposición de Andy Murray. La presencia definitiva de Roger Federer, con el que se toparía el serbio en semifinales, aún es una incógnita. El suizo y Rafael Nadal miran a la historia y ansían que alguien frene al tenista de Belgrado, que podría alzar su decimotercer Grand Slam.

La ausencia de Nadal y la duda de Federer

Los dirigentes de Wimbledon lamentaron la ausencia del español, que por tercera ocasión no podrá acudir al tercer grand slam del curso. El manacorense, aún renqueante de la lesión de muñeca que le obligó a abandonar Roland Garros, ha preferido seguir su recuperación. La reaparición del número cuatro del mundo está prevista para el Masters 1000 de Toronto, que ya utiliza su imagen para promocionar el torneo por la ciudad. El objetivo primordial de Rafa, en cambio, son los Juegos Olímpicos, donde no pudo estar hace cuatro años y donde le han brindado de nuevo la posibilidad de ser el abanderado.

La presencia de Federer tampoco es segura, aunque todo hace indicar que sí saltará a pista. El suizo se ejercitó el pasado sábado junto a Vesely y despejó parte de las dudas. En rueda de prensa aseguró que “nunca imaginó que se perdería Wimbledon”, pero la realidad es que en este 2016 no ha escapado de las lesiones. A principios de año le operaron de la rodilla, y después aparecieron de nuevo los dolores en la espalda, que le obligaron a renunciar al Mutua Madrid Open y a Roland Garros. Reapareció en la hierba, aunque con sensaciones no muy positivas. En Londres tendrá la oportunidad para resarcirse, aunque su nombre no suena como firme candidato.

Murray, única firme oposición

Federer quiso restarse presión y respondió contundente en una de sus comparecencias: “Djokovic y Murray son los claros candidatos”. Y así es. El escocés emerge como la sombra de Djokovic. Siempre detrás, pero siempre persistente. Murray ha demostrado esta temporada ser la única alternativa fiable al serbio. Sin embargo, sus opciones de inquietarle en Wimbledon parecen escasas. Sí, el británico le derribó en Roma, pero en Roland Garros sucumbió. Pese a que el tenista local saboreó lo que es triunfar en casa, el número uno busca ya su cuarto entorchado. La consistencia de Djokovic parece infranqueable para Murray, al que le cuesta ser agresivo para decantar la balanza a su favor.

Camino de Djokovic hacia el título

El vigente campeón deberá afrontar un cuadro con ciertas amenazas, pero más apacible que otras posibilidades que se le podían haber presentado. Djokovic debutará frente a Ward, y podrá tomar más ritmo ante Mannarino en segunda ronda. Su tercer escollo, siempre bajo el supuesto de que no se produzcan sorpresas, será Sam Querrey. El estadounidense, cuyo mayor recurso es el servicio, no debería hacerle peligrar el duelo. David Ferrer es la mejor noticia para el serbio en los octavos de final. El español, muy irregular durante toda la campaña, difícilmente hallará la estabilidad en su superficie menos idílica.

Para las tres últimas rondas, como no podía ser menos, le esperan los principales cocos. Milos Raonic, asentado entre los mejores, que ha esperado con ganas la llegada de Wimbledon. El canadiense se servirá de su saque y su derecha para tratar de dar la sorpresa. En semifinales Djokovic reeditaría con Federer la final del pasado curso. La leyenda en Wimbledon, frente al que busca ampliar su huella. En la final aguardaría Murray, que aún busca la fórmula para resolver los problemas que presenta en sus duelos ante el tenista de Belgrado.

Un hueco en la historia

El principal atractivo de Wimbledon será Djokovic. El acaparará todos los focos. Nadie esconde que el serbio puede colocarse como el mejor tenista de la historia si nadie emerge con fuerza en el circuito para hacerle frente. Su dominio es incuestionable, con el doble de puntos en la clasificación ATP que el segundo sembrado. Si conquista la Catedral, igualaría con cuatro entorchados a Rod Laver, Anthony Wilding y Reginald Doherty. Y lo que es más importante, alzaría su decimotercer Grand Slam. Se situaría a tan sólo uno de Nadal y Sampras y a tres de Federer.

También mantendría viva la posibilidad de alzar los cuatro 'majors' en una misma temporada e incluso añadirles el oro olímpico. Djokovic, que ha asegurado que mantiene viva “la ilusión del primer día”, mira a Wimbledon, pero también más allá. En el horizonte está la posibilidad de acrecentar su historia. De devorar récords que le sitúen en lo más alto. A sus 29 años, y en el mejor momento de su carrera, sabe que es posible. Quiere arrebatar esa condición a Federer y Nadal. Y estos dos, parece que sólo pueden esperar que alguien le frene.

Comentarios