viernes 22/1/21
33 AÑOS DE PRISIÓN

Condenan a un hombre por abusar sexualmente de sus hijas de cuatro años

Los hechos ocurrieron poco antes de junio de 2015, cuando el condenado introdujo sus dedos y pequeños vibradores en el área genital de las dos pequeñas, a las que también acercó su miembro sexual

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a 33 años de cárcel a un hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas, entonces con cuatro años de edad, en la comarca lucense de A Mariña, donde también las fotografió para difundir las imágenes.

La sentencia, con fecha del pasado 11 de julio y remitida por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, considera culpable a este hombre, nacido en 1971, de dos delitos continuados de abusos y agresiones sexuales a menores de trece años y de un delito de distribución de pornografía infantil.

Los magistrados imponen doce años de prisión por cada uno de los dos primeros delitos y otros nueve por el último, además de requerirle el pago de 15.000 euros para cada de las niñas y le prohíben acercarse o comunicarse con ellas, su exesposa o su hijo -hermano mayor de las víctimas- durante quince años.

El procesado ya había sido condenado en 2003 a otros tres años de cárcel por un delito de tenencia de pornografía infantil, una práctica que en aquel momento había justificado en que estaba recopilando material para escribir un libro sobre la pederastia que, finalmente, llegó a publicar.

Los hechos ocurrieron poco antes de junio de 2015, cuando el condenado introdujo sus dedos y pequeños vibradores en el área genital de las dos pequeñas, a las que también acercó su miembro sexual.

Les tomó un "buen número de fotografías", según los hechos probados de la sentencia, y compartió estas en un servidor de una red privada paralela a internet, de la que era conocedor porque había escrito un libro sobre la pedofilia.

Allí "alardeaba de tener acceso a menores para poder producir contenido pornográfico" y dijo que llevaba "un año teniendo sexo con su hija de cinco años".

La sentencia explica que ofrecía, en este servidor de una red privada, "actos sexuales a la carta siempre que no se vieran las caras de las niñas".

Las pequeñas explicaron fragmentos de lo ocurrido en el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) y tienen algunas secuelas, aunque los magistrados explican que el desarrollo de los efectos de los abusos son imprevisibles.

Comentarios