Viernes 19.04.2019
'OPERACIóN TORMENTA DEFINITIVA'

Yemen: tercer día consecutivo bajo las bombas de la coalición

Arabia Saudí y sus aliados han atacado posiciones de los huthis en Yemen, mientras el expresidente Salé, aliado con los rebeldes huthis, ha pedido un alto el fuego

Nueva jornada de bombardeos en Yemen. | Reuters
Nueva jornada de bombardeos en Yemen. | Reuters

La coalición internacional liderada por Arabia Saudí ha lanzado varios ataques aéreos en los alrededores de la capital yemení, Saná, y ha dejado al menos un muerto como resultado de la operación 'Tormenta Decisiva', que lleva dos días atacando posiciones de las milicias huthis, según ha informado la cadena saudí Al Arabiya.

Al Arabiya cita a testigos que han visto ataques aéreos contra miembros de las milicias huthis y simpatizantes del expresidente yemení Alí Abdulá Salé en el campamento militar de Al Istiqbal, al oeste de Saná. También se ha atacado otra posición militar en Al Anad, en el sur del país.

La Guardia Republicana yemení sigue siendo fiel a Salé y, por tanto, lucha del lado de los huthis. Aunque Salé renunció a la Presidencia en 2012 después de unas fuertes protestas, sigue siendo una de las figuras más influyentes del país, especialmente en el Ejército.

Durante la mañana del viernes, Salé, aliado con las milicias huthis, ha pedido un alto el fuego y que se reanuden las conversaciones entre las distintas facciones del conflicto.

El conflicto armado de Yemen ha dividido el país en dos grandes bandos. Por un lado, los leales al presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyados por los principales países del mundo árabe, y los huthis, unas milicias chiíes supuestamente apoyadas por Irán y cuyo lema es "Alá es grande, muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, malditos sean los judíos y victoria para el islam".

La crisis política en Yemen, fruto de las disputas intestinas no resueltas con la caída del Gobierno de Alí Abdulá Salé, en 2011, se agravó el pasado mes de septiembre con la irrupción en Saná de los rebeldes chiíes.

Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y su Gobierno a dimitir en bloque el pasado mes de enero, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.

Comentarios