miércoles 15.07.2020
UN PROBLEMA ENDéMICO

Mybullying, la aplicación que detecta el acoso escolar

La Universidad Complutense de Madrid ha desarrollado una aplicación que ofrece un mapa de las relaciones sociales en el aula y medidas para evitar el aislamiento de los estudiantes acosados

Mybulling, la aplicación que detecta el acoso escolar.
Mybulling, la aplicación que detecta el acoso escolar.

Los insultos, vejaciones y maltratos tienen las horas contadas en las aulas de la Comunidad de Madrid. En las próximas semanas, la app Mybullying, que detecta el acoso escolar, se implantará en más de 700 centros educativos de la capital, aunque se prevé ampliar el número hasta unos 2.000 colegios e institutos. La aplicación, diseñada por investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, intenta detectar el bullying a través de un test de preguntas sencillas y concisas que no dura más de diez minutos.

El funcionamiento de la aplicación es muy sencilla y su interfaz gráfica muy intuitiva. Mybullying genera un mapa social de la clase a través de una serie de preguntas. “¿Quiénes son tus amigos dentro de clase”, “¿con quién te juntas habitualmente?”, “¿con quién no sueles relacionarte?”, “a algún compañero o compañera, ¿le pegan o maltratan físicamente?”, “¿le aíslan, rechazan y/o hablan mal de él o ella?” o “¿te lo hacen a ti?”, son algunas de las cuestiones del test.

Mybullying iconiza y agrupa a cada alumno en función de sus respuestas. El resultado es un gran árbol donde se pueden apreciar los distintos grupos y subgrupos dentro del aula. Con un vistazo rápido se puede observar los estudiantes aislados o rechazados.

“La aplicación de la prueba es sencilla y la pueden realizar los tutores mediante una evaluación colectiva por grupos de clase en el aula de informática”, explica Javier Martín Babarro, autor principal del programa.

Pero la herramienta no sólo detecta el acoso escolar, también reproduce una serie de pautas para evitarlo o para ponerle remedio. En concreto, la aplicación realiza un informe en el que se indica al departamento de orientación del centro escolar cómo realizar un procedimiento de ayuda entre iguales.

La ley del más fuerte

La finalidad última de la aplicación es que los líderes naturales de clase se impliquen y arrastren a sus compañeros a aceptar a los excluidos. El apoyo de los individuos con mayor estatus junto a la colaboración del profesorado puede llegar a tejer una red social en la que el acosado se sienta respaldado y seguro.

La aplicación propone una serie de frases para motivar la participación de los alumnos más fuertes dentro del núcleo: “vuestra ayuda en este problema es muy importante”; “procurad no dejarlo solo”; “prestadle un poco de atención”; “si alguien se mete con él, le pedís que no lo haga con educación y firmeza”. De todos modos, la labor del profesor a la hora de convencer y concienciar a estos alumnos es primordial.

Una 'app' con historia

Aunque la aplicación se va a implantar a lo largo del mes de febrero en 700 centros educativos de la Comunidad de Madrid, la herramienta ya ha sido probada en 200 colegios de Castilla y León entre los años de 2005 y 2010. Además, las bases de Mybullying se cimientan en programas como KIVA, desarrollado en Finlandia y que tratan de evitar también el acoso y el aislamiento escolar. 

“El balance ha sido bastante positivo, porque nos ha permitido acceder a los centros educativos para medir y observar bastantes casos y poder plantear un diseño de intervención”, afirma su creador. La principal evolución del programa beta ha sido la mejora del software y el número de preguntas que tienen que responder los estudiantes.

Comentarios