domingo 08.12.2019
La formación, en la Comunidad de Madrid

Los policías locales, condenados a volver a la academia de Ávila

Los agentes de las policías locales de la Comunidad de Madrid deberán de volver en septiembre a realizar sus cursos de formación a la academia de la Policía Nacional de Ávila después de que la Asamblea haya rechazado construir un centro específico para la instrucción de los mismos, según denuncia CC.OO

Momento de de una graduación en la antigua academia de policías locales de la Comunidad de Madrid.
Momento de de una graduación en la antigua academia de policías locales de la Comunidad de Madrid.

Un gran centro específico donde aunar las formaciones de los cuerpos de seguridad y sanidad de la Comunidad de Madrid. Este es el proyecto que ha tumbado la Asamblea de Madrid, según CC.OO. La idea es que los policías locales de la región vuelvan a formarse en la capital y abandonen la academia de la Policía Nacional de Ávila. Además, los sindicatos planeaban también formar en el mismo edificio a otros cuerpos como el Samur para que se produjese una formación integral y la compenetración entre ambos cuerpos. La creación de este gran centro específico vendría a solucionar una de las grandes reivindicaciones de las centrales policiales, que desde el cierre de la academia durante el mandato de Ignacio González han denunciado la deficiente formación que los policías reciben en la academia de la Policía Nacional de Ávila. Pero la realidad es que los policías locales volverán a comenzar el curso en Ávila el próximo mes de septiembre. 

Con el objetivo de racionalizar el gasto público, el Gobierno de Ignacio González decidió en 2013 suprimir la Academia de la Policía Local de la Comunidad de Madrid, situada en la carretera de Colmenar Viejo, que desde 2007 había entrenado a 40.000 policías locales de diferentes municipios madrileños. A partir de 2015, y tras un convenio firmado entre Comunidad y Ejecutivo central, este edificio fue cedido como sede de las Unidades de Intervención Policial, mientras que los nuevos agentes locales madrileños comenzaron a formarse en Ávila desde mediados de 2014. Desde entonces los policías locales de la región los agentes han tenido que desplazarse hasta Ávila para terminar de instruirse.

Además, los sindicatos de la Policía Municipal de Madrid han denunciado en varias ocasiones las malas condiciones que los agentes sufrían durante su preparación en Ávila y la formación poco adecuada a sus funciones municipales. Los alumnos salen muy preparados en temas relacionados con la seguridad ciudadana porque han sido aleccionados como si fueran a desempeñar el trabajo de policía nacional. A la llegada a su municipio, el alumno ha de estar tres meses en prácticas antes de convertirse en un policía municipal operativo, pero en la mayoría de ocasiones este tiempo es insuficiente debido a la poca base en materia de ordenanzas municipales de los futuros agentes locales.

En cuanto a las condiciones de vida que tienen los agentes, en enero del pasado año Estrella Digital publicó las deplorables situaciones vividas por los alumnos de la Policía Municipal de Madrid en tierras abulenses, según algunos sindicatos policiales. Comida congelada, guisos indescriptibles y guarniciones que apenas lo son forman la dieta de los futuros agentes de la Policía Municipal de Madrid. Y por el módico precio de 329 euros al mes, que es lo que cuesta la manutención en la Academia de la Policía Nacional de Ávila. Las oposiciones, una broma comparado con la situación que viven durante su periodo de formación.

La jubilación anticipada, un hándicap

Pero la calidad de la comida no es el único obstáculo a salvar. Después de años de estudio, esfuerzo y unas duras oposiciones, los aspirantes reciben un sueldo bruto de 648 euros durante el periodo de aprendizaje, además de abonar un cuota mensual de 329,05 euros al mes por manutención y 24,75 euros por el servicio de lavandería. Al final, y tras descontar los gastos, el sueldo de los nuevos agentes apenas alcanza los 300 euros.

Aunque la Policía Municipal de la capital depende del Ayuntamiento de Madrid, la formación depende del gobierno de la Comunidad, según lo establecido el artículo 19 de la Ley 4/1992 de 8 de Julio, de Coordinación de las Policías Locales, aunque sindicatos y Comunidad de Madrid trabajan en una nueva ley de policías locales. La apertura de este gran centro específico no sólo resolvería los problemas de los cuerpos locales, sino también el del Cuerpo Nacional de Policía que ahora mismo ve como sus instalaciones se desbordan por la ‘invasión’ de los agentes locales. De hecho, esta situación podría verse agravada si finalmente se aprueba la jubilación anticipada dentro de este gremio. "Es imposible que la Academia Nacional de Ávila pueda soportar la formación de los agentes locales de toda la Comunidad de Madrid y Castilla y León si se reemplazan todas las plazas de los prejubilados", explica José Francisco Horcajo, responsable del colectivo de Policía Municipal en CSIT.

Además, la idea de integrar otros cuerpos como el Samur para la formación de futuro personal es una idea que podría facilitar la coordinación y el trabajo de ambos gremios. El problema es el dinero del que se disponga para hacerte frente a la magnitud del proyecto, aunque la aprobación de los presupuestos regionales y que contempla este traslado debe de despejar el camino de dudas respecto a la viabilidad del traslado de los policías locales a la Comunidad de Madrid, de nuevo. 

Comentarios