jueves 13/5/21

Madrid

José Ramón Mérida ha declarado ante la jueza

El exdirector del depósito de cadáveres de la UCM asegura que el rector conocía el hacinamiento

La magistrada investiga la denuncia de una trabajadora contra la Complutense por supuestamente contraer cáncer y enfermedades respiratorias tras manejar cuerpos tratados con formol durante años en el depósito

35-2014-02-13-universidad
Facultad de Medicina

El exdirector del departamento de Anatomía y Embriología Humana II de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) José Ramón Mérida ha declarado hoy ante la jueza que el vicerrectorado y el rectorado estaban al tanto del hacinamiento de cadáveres en el depósito del centro destinados a la investigación.

Lo ha hecho ante la titular del Juzgado de Instrucción número 37, Purificación Elisa Paredes, en el que estaba citado en calidad de investigado junto con el decano de la facultad de Medicina, José Luis Álvarez-Sala.

La magistrada investiga la denuncia de una trabajadora contra la Complutense por supuestamente contraer cáncer y enfermedades respiratorias tras manejar cuerpos tratados con formol durante años en el depósito.

Según ha informado el abogado de los cinco trabajadores personados en la causa, José Luis Vegas, Mérida "ha echado balones hacia arriba y ha dicho que tanto el vicerrectorado como el rectorado estaban al tanto de todo lo que pasaba ahí" y que los departamentos competentes estaban "informados de manera verbal".

La situación de los cuerpos "no era de su competencia", ha declarado Mérida, quien ha atribuido la responsabilidad de decidir a qué anatómico eran trasladados los cadáveres al portero de la Facultad.

También ha señalado que el hacinamiento de cuerpos "no le llamó la atención porque lleva ocurriendo desde muchos años atrás", en concreto, desde antes del 2001 que entró a trabajar a la Universidad.

El abogado de los trabajadores ha explicado que la declaración del decano de la facultad de Medicina, Álvarez-Sala, ha ido "en la misma línea" que la de Mérida, "eludiendo la responsabilidad" en todo momento.

Vegas también ha manifestado su incertidumbre en relación al destino del dinero de los cursos que se impartían en la universidad madrileña y que oscilaban entre los 600 y 10.000 euros.

"No se dónde iba el dinero porque los propios guantes e insecticidas los han tenido que comprar mis clientes y eso raya un poco la vergüenza", ha recalcado.

Aunque lo desconoce "a nivel técnico", el letrado ha explicado que, al parecer, en la facultad "se reutilizaban los cadáveres" para realizar diversos estudios.

Por ello, los trabajadores denuncian "las condiciones higiénico laborales" a las que fueron sometidos y a raíz de las cuales contrajeron numerosas enfermedades de distinta consideración "como consecuencia de la exposición al formol durante tantos años".

De hecho, según la querella, este producto -considerado como factor de riesgo cancerígeno- se concentraba en el área donde trabajaban en niveles hasta 25 veces por encima de lo permitido.

Tras la comparecencia de los dos responsables del depósito, será el turno del gerente de la facultad de Medicina de la UCM, Jesús Bragado Morillo, quien declarará mañana.

Comentarios