domingo 15.12.2019
Rechaza la cautelar en el conflicto con Hacienda

El Contencioso rectifica a Sánchez Mato

La sección Sexta del Tribunal de los Contencioso rechaza conceder la suspensión cancelar de la restirada de 238 millones de gasto municipal a la que Hacienda obliga al Ayuntamiento Madrileño  

ayuntamiento madrid
ayuntamiento madrid

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha denegado la solicitud del Ayuntamiento de Madrid de suspender de forma cautelar la inmovilización de 238 millones de euros impuesta por el Ministerio de Hacienda para no superar el techo de gasto en el Consistorio al cierre del ejercicio 2017.

La sección Sexta del tribunal, presidida por la Juez Maria teresa Delgado, entiende en sintonía con la jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo, que de aceptarse la petición se estaría de hecho anticipando la estimación del recurso.

Pero, además, los jueces de la sección (junto a Delagado, han dictaminado José Gimenez y Luis Fernández) consideran, además, que el Ayuntamiento no ha acreditado en su recurso de forma suficiente la existencia de los daños y perjuicios de orden económico de difícil o imposible reparación que busca evitar, como exige la ley, “pues los elementos de prueba que aporta a tal objeto no resultan suficientes para establecer la certeza, aún de forma indiciaria, de dicha alegación”.

El Ayuntamiento de Madrid ha recurrido las decisiones del 5 y 7 de Abril de 2017 emitidas por el Ministerio de Hacienda que le obligaban a inmovilizar 238 millones de euros, por haber superado la regla de gasto.

El Ayuntamiento de Madrid niega este hecho, y además alega discriminación y que esta norma no es constitucional. Los jueces señalan que de las 39 páginas en las que pide la suspensión cautelar de la medida sólo a partir de la 25 justifique su pretensión. En definitiva, deniegan la cautelar suspensión cautelar por no acreditar los daños y perjuicios ni ha demostrado que los costes sean de imposible recuperación, en el supuesto de que finalmente se le diera la razón.