jueves 29/10/20
Un jugador especial

Los líos de Mario Mandzukic

El delantero croata no ve con buenos ojos su suplencia. Dentro del campo es de los mejores delanteros del mundo pero fuera su actitud deja mucho que desear

hi-res-3aa68c06b6c73ab2e94cedbf09248f82_crop_north
Mario Mandzukic.

Mario Mandzukic llegó al Atlético de Madrid como el sustituto de garantías de Diego Costa. El croata es un jugador de los que gusta a Simeone, agresivo, peleón y que deja siempre todo lo que tiene sobre el césped. Su actitud fuera del mismo deja mucho que desear. No acepta la suplencia y las malas caras al entrenador cuando ésta se produce son muy usuales cuando el delantero está en el banquillo. Su temporada empezó bien, anotando muchos goles pero la llegada de Torres ha frenado su progresión.

Desde que el ‘niño’ viste la camiseta rojiblanca el croata ha disparado menos a puerta (2`1 remates a puerta sin Torres y 0’9 con él) además lleva desde el 15 de febrero sin rematar a puerta con el balón en juego. Estas nefastas estadísticas las intentó explicar el ‘Cholo’ Simeone este lunes en rueda de prensa. El argentino argumentó que su delantero centro titular lleva 10 partidos jugando con dolores en el tobillo, sufre una tenosinovitis del tendón peroneo lateral largo de su tobillo derecho, tal y como informa el parte médico. Lesión que parece que se ha agravado ya que el croata jugó con su selección los 90 minutos.

“Cuando en los entrenamientos se producían golpes o situaciones de tensión, a menudo estaba Mandzukic por medio"

Con lesión de por medio o sin lesión, el caso es que a Mario Mandzukic no le gusta ser suplente. En el Sánchez Pizjuán frente al Sevilla el 9 colchonero se quedó en el banco y la apatía y las malas caras hacia Simeone se hicieron latentes. El entrenador se dio cuenta y le premió con otra suplencia en Mestalla. Dos partidos en los que casualmente el Atleti perdió cuatro puntos.

En el Bayern de Pep le pasó lo mismo

Esta actitud de Mario no ha supuesto ninguna sorpresa para el cuadro técnico del Atlético de Madrid. Sabían lo que fichaban. De hecho, en el Bayern de Munich entrenado por Pep Guardiola le ocurrió exactamente lo mismo, y Martí Perarnau lo contó en su libro ‘Herr Pep’: “Cuando en los entrenamientos se producían golpes o situaciones de tensión, a menudo estaba Mandzukic por medio. Guardiola y su cuerpo técnico tenían dudas sobre el croata, pero no por su forma de jugar al fútbol. Se preocupaban por esa apariencia de enfado permanente contra el mundo en general y su poca voluntad por comprender un nuevo modo de jugar", relata el periodista en el libro.

En las páginas de este libro se explica bastante bien el verdadero carácter del delantero croata. Un jugador que no acepta la suplencia: "Con Mandzukic hay que estar siempre alerta. En menos de dos meses ha pasado de una actitud receptiva y solidaria a otra desafiante y negativa para, nuevamente, mostrarse dispuesto a todo. Estos días está entregado al 100%. Es quien mejor presiona del equipo, pone buena cara a todo y tiene una actitud excelente. Pero hay que ver qué sucederá si Götze le arrebata el puesto de titular. Si Mandzukic es capaz de asumir que de vez en cuando le tocará ser suplente, pero que en los días duros de frío y lluvia será titular indiscutible, entonces todo irá bien y tendrá un peso importante".

"Él y yo no empezamos bien. Ya el primer día vimos que no íbamos a ser amigos, que no había buen rollo entre nosotros"

A pesar de todos estos inconvenientes Guardiola claro que es un jugador especial: “Quiero poner a uno de vosotros como ejemplo: a Mario Mandzukic. Él y yo no empezamos bien. Ya el primer día vimos que no íbamos a ser amigos, que no había buen rollo entre nosotros. Pero os digo que no hay nadie mejor que él, nadie que se esfuerce más, que acabe los partidos más roto y que lo haya dado todo en el campo. Es el mejor por esta razón”, explica el técnico.

Por este motivo, Simeone tiene guardada una bala en la recámara con nombre y apellidos: Eidson Cavani, jugador con el que ya se habría puesto en contacto para conocer su situación. Y es que a día de hoy, nadie puede asegurar y más después de conocer cómo son Mandzukic y Simeone, que los dos compartan vestuario el próximo año.

Comentarios