lunes 09.12.2019
LA ÚLTIMA POLÉMICA DEL 'DOCTOR ESTIRAMIENTOS'

La lesión de Bale reaviva la guerra entre el médico del Madrid y Sergio Ramos

El club merengue busca al responsable de la recaída del galés y puede tomar represalias contra otro amigo del central para proteger a Olmo

Sergio Ramos y Gareth Bale durante un entrenamiento del Real Madrid.
Sergio Ramos y Gareth Bale durante un entrenamiento del Real Madrid.

La lucha interna en los servicios médicos del Real Madrid continúa y cada vez son más los futbolistas involucrados. De hecho, Gareth Bale era de los pocos que todavía seguían las recomendaciones de los galenos oficiales del club, pero su recaída en su lesión en el sóleo le ha generado muchísimas dudas. Florentino Pérez busca al culpable y solo puede elegir entre los únicos tres hombres a los que dejaron tocar al fichaje de los 100 millones de euros: Jesús Olmo, Jaime Benito y Bernardo Requena.

No obstante, el círculo se cierra peligrosamente sobre Requena, que ejerce de preparador físico y de readaptador, puesto que los otros dos cuentan con la protección de la directiva. Olmo tiene una relación muy estrecha con el directivo Jerónimo Farré y ha conseguido sobrevivir en el club, pese a que los jugadores de los equipos de fútbol y baloncesto intentaron amotinarse contra él.

Por otra parte, Jaime Benito es el hombre de confianza del 'Doctor Estiramientos' (como han bautizado a Olmo los jugadores) y el único fisioterapeuta con contrato fijo en la entidad madridista. De hecho, su relación viene de lejos, puesto que ambos trabajaron para los equipos olímpicos de Rugby español antes de que Olmo se hiciera con la jefatura de los servicios médicos del Real Madrid. Benito forma parte del equipo de confianza de Olmo, quien al formalizar su fichaje definitivo por el Madrid quiso que su fisioterapeuta también fuera un trabajador fijo del club.

Anteriormente, Olmo coincidió con Benito en Fraternidad Muprespa y a partir de ese momento entablaron una buena relación personal. Por eso, despedir al fisioterapeuta equivaldría a propinar un duro golpe al médico y en el club no parecen dispuestos a limitar la autoridad de Olmo y a restarle todavía más autoridad ante los jugadores.

La arena puede dejar a Bale sin derbi

Por eso, el único nombre que queda en la lista es el del preparador físico, Bernardo Requena, un hombre que llegó al Real Madrid avalado por Sergio Ramos y por su trabajo en el Sevilla, en el Athletic y en las categorías inferiores de la selección. Requena ya formaba parte del club cuando estaban Ancelotti y Benítez, pero los dos extécnicos preferían confiar en sus preparadores físicos de confianza y le relegaron a un segundo plano. Sin embargo, Zidane le colocó como primer espada con el beneplácito de la directiva, pero ahora Florentino puede intervenir en el asunto porque la recaída de Gareth Bale ha sido muy extraña.

El extremo se ha sometido a un plan específico de recuperación que, según Sportyou, ha empeorado la lesión. Bale se sometió a ejercicios sobre la arena para fortalecer el músculo, pero las tres semanas de baja iniciales se convirtieron en un mes y medio por culpa de la excesiva presión.

El ‘once’ no estará en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League en Roma y también peligra su presencia en el derbi, puesto que no interesa volver a forzarlo. En cualquier caso, el club se niega a creer que su futuro jugador franquicia sea un futbolista de cristal, puesto que en sus anteriores clubes nunca sufrió tantas lesiones musculares. La espalda siempre fue su cruz, pero sus seis lesiones en los dos sóleos evidencian que algo no se hace bien en Valdebas o fuera de allí, ya que en su momento llamó mucho la atención que Jaime Benito se llevara al jugador a su clínica, cuando en la Ciudad Deportiva cuenta con los mejores medios para tratarle.

Con todos estos antecedentes y en medio del tira y afloja, el club parece dispuesto a optar por cruzarse de brazos y esperar a que el chaparrón pase lo más rápido posible. El despido del fisioterapeuta Pedro Chueca ya enervó al capitán y cualquier medida en contra de Requena contaría con su desaprobación. Sin embargo, todos estos percances suman y Florentino sabe que un cambio de médico a final de temporada estaría bien visto en muchos sectores del club y del madridismo.

Comentarios