lunes 18.11.2019
LIBRO 'ASALTO AL REAL MADRID'

José Ángel Sánchez, un 'espía' en busca de la privatización del Madrid

“Florentino siempre lo definió como un enamorado del dinero, creo que lo que siempre quiso fue convertir al Real Madrid en Sociedad Anónima y ser él su consejero delegado”, cuenta el periodista José Antonio Abellán en su libro

José Ángel Sánchez y Florentino Pérez.
José Ángel Sánchez y Florentino Pérez.

Florentino Pérez llegó al Real Madrid con la vitola de salvador. El equipo venía de una época convulsa y supo ganarse a la afición a base de billetera. El ‘mandamás Pérez' siempre tiene la última palabra en materia de fichajes y en todo lo relacionado con las cuentas del club y el marketing y la comunicación. Nadie le tose y el organigrama, tal y como cuenta José Antonio Abellán en su libro ‘Asalto al Real Madrid’, se lo salta a la torera.

Todo, absolutamente todo pasa por las manos del presidente. “La junta está para oír lo que él decide, a quién se va a fichar. Yo creo en la democracia, pero al final alguien tiene que tomar decisiones”, reconocía Fernando Fernández-Tapias al autor del libro. Bueno, hay un asesor que está por encima de todos, y es José Manuel Sánchez, director general del club.  El mismo Sánchez ya estaba en la junta directiva de Ramón Calderón, anterior presidente blanco y enemigo íntimo de Florentino Pérez. El actual presidente no tuvo ninguna razón para echarlo. Incluso Abellán aclara en su libro que Sánchez era una especie de espía dentro de la junta directiva de Calderón, era el altavoz que le contaba todo lo que ocurría dentro y los pasos que iba a seguir la entidad. Eso sí, en muchas ocasiones dudaron de él.

José Ángel Sánchez, en su afán de poder, planeaba un cambio drástico en el club. Quería que la entidad dejase de ser de los socios para convertirse en un club privado. Vamos, perder una de las mayores señas de identidad del club blanco. Incluso ya tenía una serie de informes encargados para ver cómo sería la operación. “Florentino siempre lo definió como un enamorado del dinero, creo que lo que siempre quiso fue convertir al Real Madrid en Sociedad Anónima y ser él su consejero delegado”, recuerda Abellán

Así recoge este periodista la cena con el actual director deportivo blanco en su libro: “En ese punto Sánchez se vino arriba y calificó al Real Madrid de aldea de Asterix en un mundo lleno de grandes fortunas personales y multinacionales. Para él lo ideal sería que el Real Madrid fuese una Sociedad Anónima y ya lo tenía muy pensado. Luego añadió que daría a los socios-dueños la posibilidad de que comprasen acciones. Sugirió un voto de calidad y un órgano social que conservaría el veinte por ciento del capital que tendría una acción de oro. Y aseguró que todo pasaría por un Consejo de Administración […] Me dijo que el discurso de los socios-dueños que yo mantenía era una mentira, porque los socios-dueños no eran nadie. Solo ocupaban un sitio en el campo. […] Esa privatización sería de un billón (con b) de euros”.

BwNiavaCcAAEerK

Ese era y es el objetivo de José Ángel Sánchez, convertir al Madrid en una Sociedad Anónima y ser él el consejero de delegado. Florentino conoce sus planes pero lo da por imposible. Quizá, porque tal y como se explica en el libro, Sánchez  no es trigo limpio: “Recibí una llamada de un amigo de Barcelona que me contaba algo relacionado con Bwin. Se trataba de una operación muy sucia sobre comisiones de la empresa de apuestas […] Según los damnificados todo apuntaba a que la cobró el representante de la Junta Directiva del Real Madrid, José Ángel Sánchez”, recoge el libro ‘Asalto al Real Madrid’.

Aun así, “el palmero” Sánchez decidió quedarse al lado de Florentino y con el paso del tiempo se ha ido haciendo con más poder. Su relación con muchas personas de la junta directiva es nefasta: “Tapias no lo puede ni ver. Eduardo Fernández de Blas no lo puede ni ver. Manolo [Redondo] no lo puede ni ver. Ferreras no lo puede ni ver. Mi hermano y ese grupo tampoco. Es decir, estoy yo solo defendiéndole», explicaba Florentino al periodista. Relaciones de intereses, muy oscuras son las que hay en el  palco del Estadio Santiago Bernabéu.

Comentarios