lunes 21.10.2019
Señalados

Los diez grandes fracasos de la primera vuelta de la Liga

Algunos jugadores que comenzaron la temporada con un gran cartel han perdido muchísimo valor, aunque la palma se la lleva Fabian Orellana, que incluso ha quedado apartado del grupo

Alcácer, Orellana y Cheryshev han jugado muy por debajo de sus expectativas.
Alcácer, Orellana y Cheryshev han jugado muy por debajo de sus expectativas.

Esta semana termina la primera vuelta de la Liga, en la que al Real Madrid le vale con conseguir una victoria en el Bernabéu frente al Málaga para proclamarse campeón de invierno, aunque todavía tiene un partido aplazado. Los blancos son la sensación a estas alturas del campeonato, a pesar de que el Sevilla consiguió frenar su racha de partidos sin perder. Todos los hombres que juegan a las órdenes de Zidane encajan en el equipo, a pesar de que a futbolistas como Isco y James desearían tener un rol más importante. Sin embargo, en el resto de los equipos de la Liga sí hay jugadores que han ofrecido mucho menos de lo que se esperaba de ellos, especialmente algunos fichajes. Estos son algunos de los bajones más sonados:

Orellana. El chileno firmó un temporadón el curso pasado y todo hacía indicar que también sería una de las sensaciones este año, pero las lesiones no le permitieron arrancar al comienzo de la temporada. El jugador ha marcado cuatro goles y ha repartido dos asistencias en los nueve partidos que ha jugado, pero su actitud ha acabado con la paciencia de Berizzo. "Decidí apartar a Orellana por una falta de respeto inaceptable. Mi decisión es firme", comentó el entrenador en rueda de prensa, mientras que el club ha abierto la puerta de salida al jugador.

Paco Alcácer. Un gol intranscendente en catorce partidos es el pobre bagaje que acumula el delantero por el que el Barcelona pagó 30 millones el pasado verano. Muchos ya preveían que el valenciano no iba a jugar demasiado en un equipo tan grande, pero el ‘9’ ha superado todas las previsiones negativas a base de fallos de todos los colores.

Ganso. El brasileño llegó el pasado verano al Sevilla con el cartel de estrella. Costó casi 10 millones de euros, pero ha sido completamente eclipsado por N’Zonzi. Solo ha aportado un gol en el que se limitó a empujar el balón y ha llamado poderosamente la atención por su lentitud a la hora de acudir a la presión. Parece lejos de su mejor momento de forma y Sampaoli no ha contado con él en los últimos ocho partidos de Liga y Champions.

Roberto Jiménez. El exportero atlético llegó para ser titular indiscutible al Espanyol, tras su exitoso paso por el Olympiacos. Sin embargo, Quique Sánchez Flores vio desde los primeros entrenamientos que necesitaba otro portero para ese puesto y el club fichó a Diego López. El guardameta gallego ha estado inmenso durante todo este tiempo, mientras que el madrileño ha encajado catorce goles en los cuatro partidos que ha disputado, con algunas actuaciones flojas como la que protagonizó frente al Barça.

Giuseppe Rossi. El italiano siempre había tenido grandes actuaciones en España. Dejó huella en Villarreal y el año pasado firmó una buena segunda vuelta con el Levante. Sin embargo, este año se ha hundido ante la gran competencia que tiene en Vigo. El jugador cedido por la Fiorentina es el punta menos utilizado por Berizzo y no puede hacer gran cosa para competir con la racha de Aspas.

Alberto Bueno. Un gol en la jornada 2 es la única aportación destacada de este canterano madridista en el Granada. El equipo nazarí ha sido una casa de locos durante esta primera vuelta y más allá de Kravets ningún jugador ha logrado rendir como se esperaba, pero el caso del futbolista que triunfó en el Rayo Vallecano es especialmente llamativo, puesto que su aportación al juego es prácticamente nula y sus minutos no paran de bajar.

Keko. El canterano del Atlético se hizo grande el año pasado en el Eibar. De hecho, sus actuaciones en el conjunto vasco le sirvieron para fichar por el Málaga a cambio de cinco millones de euros, la mayor cantidad pagada por el equipo de la Costa del Sol, desde que Al Thani cerró el grifo hace más de cinco años. Su llegada generó mucho optimismo, pero desde el principio perdió la titularidad y no tardó en caer lesionado. Además, llama la atención que por una lesión muscular en el sóleo lleve más de tres meses fuera de los terrenos de juego. Todavía tendrá oportunidades de justificar su fichaje en la segunda vuelta, ya que por lo que parece ultima su recuperación.

Alfred N'Diaye. El Villarreal pagó ocho millones de euros en el último mercado estival por el jugador que había deslumbrado en el Betis por su gran derroche físico. Empezó de titular, pero no convenció a Escribá y últimamente no juega ni en los partidos de la Europa League. El veterano Bruno Soriano le quita todo el protagonismo e incluso el joven Rodri está por delante de él en la rotación.

Denis Cheryshev. Después del lío del año pasado en el famoso partido del Real Madrid en Cádiz, el joven ruso tenía una gran oportunidad de reivindicarse en el equipo en el que triunfó hace dos años. El Submarino Amarillo pagó siete millones de euros por sus servicios, pero el extremo no se ha ganado la titularidad en ningún momento. Asimismo, también ha sufrido varios problemas físicos.

Gaitán. Simeone pidió el fichaje de Gaitán durante varios años hasta que consiguió ficharle por 25 millones de euros. Sin embargo, el ‘Cholo’ está desencantado con el rendimiento defensivo de su capricho y no le deja jugar en los partidos importantes. El futbolista gusta al público del Calderón y marcó en el último duelo contra el Betis, pero aún así da la sensación de que está lejos de adaptarse al sistema de juego. No obstante, el jugador también paga la dinámica contradictoria que se vive en el club. Ell Atlético de Madrid, como el Valencia, son equipos que en su conjunto están rindiendo muy por debajo de lo esperado. Veteranos como Koke o Godín, e incluso Griezmann, no están del todo finos.

Comentarios